PSICOLOGIA9

Nunca te rindas cuando pierdas

Internacional - 2016/09/30 - Interesante artículo de la Psicóloga y Profesora de Taekwondo, Laura Roca, quién analiza los diferentes mecanismos para lidiar contra la derrota en la competición de Taekwondo.


fullsizerender

Laura Roca A.

Licenciada en Psicología

Prof. de Taekwondo WTF

 

Promo Olimpica - BANNER

 

En el Taekwondo, como en la vida, es importante reconocer desde muy temprana edad que el mundo no siempre gira en torno a lo que nosotros deseamos. Y que muchas veces las cosas no salen como las habíamos planeado. En el día a día luchamos varias batallas y vencemos varios obstáculos para seguir avanzando.

En los deportes de alto nivel competitivo, las acciones no se reducen solo a participar, sino a intentar alcanzar la cúspide. Los altos niveles de estrés y ansiedad son totalmente normales, y el perder un combate puede tener a veces un efecto devastador. Por ello es fundamental que las personas aprendan a manejar las derrotas y a gestionar los sentimientos de frustración que estas llevan consigo.

 

Diálogo Interno

Que la fuerza no este solo en tus piernas, sino también en tu cabeza. Tu cuerpo está dispuesto a aguantar y a realizar lo que tú le pidas, es a tu mente a la que tienes que convencer. Debes aprender a desarrollar tu diálogo interno, aquel que te dice que realmente lo puedes lograr, pese al miedo y los nervios del momento.

La anticipación de las consecuencias antes del combate contamina el proceso en la carga emocional.
Si entras al combate con el pensamiento de que vas a perder, entonces ya perdiste. Al enviar un mensaje negativo a tu cerebro, este reaccionará ante eso, realizando el mínimo esfuerzo. Tus patadas serán más lentas, tu distancia no será la correcta y tu actitud no será la adecuada.
Con pensamientos positivos, visualización, centrándote en lo que está sucediendo en ese momento, manteniéndote atento, concentrado antes y durante el combate, lograrás mejores resultados. Esto tampoco quiere decir que entres demasiado confiado, porque puede jugarte en contra. Disfruta el proceso, aprende a analizar la situación en segundos para ver tus mejores opciones, no te desesperes.

 

derrota1

 

Nada está perdido hasta el último momento del combate y tenemos varios ejemplos de cómo la puntuación puede modificarse en cuestión de milésimas segundos.
Uno de los mejores ejemplos, que pude observar, de cómo vencer después de una derrota fue la de Luis Pie en los Juegos Olímpicos de Rio 2016, quien en la pelea decisiva semifinal, perdió ante el tailandés Tawin Hanprab (11-7), resultado que lo impulsó finalmente hasta lo más alto del podio.
Sin embargo, el dominicano, logró sobreponerse ante esta situación para continuar en la lucha e ir tras la medalla de bronce. Posteriormente, superó en el repechaje al español Jesús Tortosa con un punto de oro en el desempate, después de acabar 5-5 su combate. Pie logró controlar sus emociones, aceptar que el camino por la de oro en esa oportunidad ya no sería posible, pero que aún tenía la oportunidad de estar en el podio si luchaba por ello. Tuvo muy poco tiempo para asimilar todo lo que estaba sucediendo, la presión del público, el manejo de su frustración, la satisfacción de estar en el mayor evento de competición de su deporte, llegar hasta donde llegó y entregarlo todo en unos cuantos minutos, minutos que resumieron una vida de entrenamiento.

 

Testimonio del caso Luis Pie:

“Cuando pierdo no siempre siento lo mismo, hay competencias de mayor tensión, donde la exigencia como competidor es mayor y se requiere mucha concentración para obtener resultados. Cuando aún así eso no sucede, al perder es como que se nos derrumba el mundo. Lo difícil de perder es levantarse”, comentaba el caribeño.
Después de consultarle acerca de cómo logró reponerse en esa instancia de Río2016, me respondía lo siguiente “Cuando no pasé a la semi me reclamé pensando que todo estaba perdido. Pero internamente pensaba que aún tenía un reto en frente y una gran oportunidad de ir por la medalla de bronce, así que me levante y fui por ello. Todo el esfuerzo realizado valió la pena.

 

derrota2

 

Manejo de las Emociones

Autoestima:

La derrota siempre será algo doloroso, donde de no tener una autoestima equilibrada, atentará contra el ego de la persona, generando rabia, enojo, frustración y abandono. Intenta no engrandecer tus victorias, ni tus derrotas. Acepta tus virtudes y tus defectos para trabajar en ellos, aspira encontrar el equilibrio para que lo externo no afecte tu rendimiento, separa lo personal, presión familiar, etc. de lo deportivo (si es necesario busca ayuda profesional).

 

Baja Tolerancia a la frustración:

Es el sentimiento que surge cuando no logramos conseguir lo que queremos o deseamos. El problema no está en el dolor que sentimos sino en la actitud ante ellos. No podemos evitarla, ni huir de ella, pero sí podemos aprender a aceptar que las pérdidas y los fallos, son lo que te permitirá crecer y ganar. Te da la oportunidad de corregir tus errores.

 

Perseverancia:

La capacidad que tengas resistiendo es lo que te llevará al éxito. No es fácil aguantar las largas y duras horas de entrenamiento, ni las privaciones como la comida, fiestas, etc. Pero a su vez son estas cosas las que te harán crecer y te harán seguir hasta el final, a pesar del cansancio, el dolor o cualquier circunstancia que esté en tu contra, como los árbitros, la presión del público, la altura del oponente o el lugar.

 

Humildad en la Victoria y la Derrota

Nada más vergonzoso que ver a un mal perdedor fuera de sí. Una persona que no sabe contenerse es el que actúa o gesticula dando a conocer que no sabe asumir su derrota.
Por otra parte, saber ganar también tiene sus reglas. Lo primero que debe hacer un vencedor es dirigirse a su adversario y valorar su combate. Después vendrán los festejos, sin caer en la arrogancia.

 

Y ahora, ¿qué harás tu?

Las derrotas no deben llevarnos al abandono. No dejes que todo ese esfuerzo y largo camino que has recorrido sea en vano, continua. Todo lo que logres será el resultado de tu esfuerzo, no lo apliques solo para la competencia aplícalo en tu vida, en tu diario vivir. Da siempre tu mejor esfuerzo, sin olvidarte qué te llevó hasta ahí. Disfruta lo que haces. La clave está en aprender de la experiencia, para luego avanzar con mucha más fuerza.

 

fair1
“Puedes perder muchas batallas pero si no te rindes ganarás la guerra”.

 

 

Laura Roca, Exclusivo MasTKD

Deja tu comentario!