El Taekwondo, un arte marcial que transforma vidas y nos enseña que no hay límites

Les presentamos la historia de Nico, un niño de 4 años que a los pocos días de nacer se le detectó una afección neurológica que dejó secuelas como parálisis cerebral y discapacidad auditiva. Hoy el Taekwondo forma parte de su vida y de la de su madre.

El Taekwondo, un arte marcial que transforma vidas y nos enseña que no hay límites

El pasado domingo en el programa de MASTKD en tu MENTE, un espacio de MASTaekwondo.com en el cual la Psicóloga del Deporte Laura Roca (3º DAN) junto a Kimberly Nosa, Coach en Desarrollo Personal, tratan diversos temas relacionados a nuestro arte marcial, donde se abarca la parte psicológica, emocional y se visibilizan historias maravillosas que inspiran.

Conocimos la historia de Nico, un niño de 4 años y medio, que a los pocos días de nacer se le detectó una afección neurológica, una encefalopatía bilirrubinica consecuencia de una ictericia grave. Dejando secuelas como parálisis cerebral y discapacidad auditiva.

Podemos convenir que todo lo dicho antes supondría para la mayoría muchas limitaciones y quizás entre ellas el jamás imaginar un acercamiento a las artes marciales como el Taekwondo.

No para Mónica Grajales, la mamá de Nico, quien al comenzar la pandemia tuvo que abrir mano de las terapias especializadas que Nico recibía para sus múltiples necesidades por los temas de la cuarentena, distanciamiento, contagios, etc. A realizar todo esto en casa. Después de un tiempo el estrés en la casa debido al encierro se hacía cada vez mayor, por lo que decidieron buscar opciones para integrar a toda la familia en nuevas actividades.

“Luego de conocer, aceptar lo que pasaba con mi hijo y pasar la crisis, quisimos buscar todas las opciones posibles para mejorar su calidad de vida y su crecimiento”.

“Cuando comienza la pandemia nos obliga a aislarnos, después de varios meses de encierro, paso lo que le paso a la mayoría con estrés, ansiedad. Buscábamos algo en lo que pudiéramos incluirnos todos y es como llegamos al TAEKWONDO”, alude Mónica.

Gracias a una red de apoyo, un amigo de la familia que practica artes marciales, es quien los guía en la escuela donde al día de hoy entrenan, el club de Taekwondo Panamericano Búfalos.

Para los entrenamientos Madre e hijo usan un arnés especialmente realizado para ambos, el cual juega un papel crucial para que Nico pueda ejecutar todos los ejercicios ayudando en su movilización. Esto quiere decir que Mónica la mamá de Nico, realiza cada uno de los ejercicios y se aprende cada una de las técnicas. “Este arnés nos vuelve uno mismo, sirve para movernos y realizar cada una de las técnicas y de los movimientos, hace que el cuerpo de Nico se mantenga firme, con la postura correcta y logra estabilizarlo”, refiere Mónica.

El Taekwondo, un arte marcial que transforma vidas y nos enseña que no hay límites

El arnés cumplía con todas las expectativas sin embargo, el movimiento de los pies era un poco limitado, es así que surge la idea de realizar unos zapatos especiales donde ambos puedan moverse cómodamente. Cuentan con unas zapatillas especiales confeccionadas por un profesor de Taekwondo que se dedica al rubro de la confección de zapatos, al saber del caso quiso ser el quien con este aporte pueda ayudar al desarrollo de Nico.

El arnés cumplía con todas las expectativas sin embargo, el movimiento de los pies era un poco limitado, es así que surge la idea de realizar unos zapatos especiales donde ambos puedan moverse cómodamente.  Cuentan con unas zapatillas especiales confeccionadas por un profesor de Taekwondo que se dedica al rubro de la confección de zapatos, al saber del caso quiso ser el quien con este aporte pueda ayudar al desarrollo de Nico.

Antes de todo esto, Nico no tenía mucho acercamiento con otros niños, incluirlo en la parte social era algo que los tenia inquietos ya que era esencial para su desenvolvimiento. El ser incluido por sus compañeros de Taekwondo ha tenido buenas repercusiones en su avance, en el juego, en clases es un niño más.  El taekwondo lo ayudo a entender ciertas instrucciones, en la parte física ayuda bastante a la tonificación corporal y a su postura. 

El Taekwondo les ha brindado un sentido de pertenencia y ayuda en la parte anímica ya que como la gran mayoría el tema de la pandemia había generado ciertos episodios de ansiedad. Es aquí donde ellos pueden descargar toda esa energía y renovarla por cosas más positivas, enfocándose en los nuevos retos que les trae cada entrenamiento.

“El Taekwondo me ha dado mucho aprendizaje, crecimiento personal, nos sentimos acogidos, se ha convertido en algo muy importante para toda mi familia”, indica Mónica.

Madre e hijo ya participaron incluso en un Campeonato de Poomsae donde lograron una medalla, sin duda Nico la recibió con la mayor alegría.

La profesora de Taekwondo con quienes entrenan de nombre Alejandra Rojas, quien fue el primer acercamiento de la familia con el Taekwondo.

“Recibimos tanto a Nico como a toda su familia, con los brazos abiertos desde el primer momento, ya que como club consideramos que los límites están en la cabeza. Incluirlo como a cualquier niño, del club, educando sobre el tema a todos los niños y padres del club”, señala la profesora.

Al principio, las primeras semanas menciona haber tenido algunas dificultades para entenderlo y comunicarse, sin embargo al pasar el tiempo, es capaz de reconocer sus expresiones y emociones, eso hace que todo fluya mejor.

El entender que cada niño es un universo completamente diferente y que los maestros, profesores, tienen que estar capacitados para adaptarse a las necesidades de cada uno, es fundamental. La base para avanzar es, entrenador, alumno y familia, esto hace se vean los grandes avances de Nico, la inclusión debe primar siempre en el Taekwondo.

“No se trata de solo querer que sean campeones, sino ayudarlos a dar pequeños pasos para que sepan de todo lo que son capaces, la niñez es la etapa más importante donde se dan los mejores cimientos”, expresa Alejandra, Profesora de Nico.

El transformar situaciones que en su momento parecían imposibles, hace que historias como la de Nico y su familia, quienes a través del Taekwondo han encontrado un refugio que les permite cada vez más superarse a ellos mismos, romper barreras, estereotipos, limitaciones y demostrarle al mundo de lo que son capaces, resulta inspirador para cualquiera.

Para finalizar Mónica, la mamá de Nico nos deja un gran mensaje:

Quisiera enviar un mensaje a papás y mamás de niños como Nico, creamos en ellos y en su fortaleza, tendemos a ver a niños con discapacidad como seres frágiles y en la mayoría de los casos son todo lo contrario, son muy fuertes, se puede lograr casi todo a pesar de las limitantes, solo hay que buscar las formas. Rompamos las condiciones que nos impone la sociedad, respecto a verlos con límites.

Familia del Taekwondo, compartamos está maravillosa historia para inspirar a más personas a entrenar nuestro arte, pero también para crear conciencia sobre el tema de la inclusión y sobre todo la preparación que debemos tener los profesores, entrenadores, para atender cada una de las necesidades de nuestros alumnos y permitirles brillar en diferentes áreas.

Los esperamos cada domingo en nuestras transmisiones al vivo por la página de Facebook de Mastaekwondo.com con MASTKD en tu MENTE.

Psicóloga con especialización en Psicología deportiva. Profesora de Taekwondo. CEO de Warmi Power - Empoderamiento y Defensa Personal. Coach Ontológico. Coach Deportivo. Escritora de diversos artículos en psicología deportiva. Columnista y fotógrafa en MasTaekwondo.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí