Molina: el paralímpico costarricense que la vida abofeteó y hoy se prepara para Tokio 2020

Molina era un competidor que se enfrentaba a la dificultad normal de cualquier atleta. Peleaba en -68kg, hasta que un accidente laboral lo abofeteó y su vida cambió. Hoy se prepara para disputar los Juegos Paralímpicos Tokio 2020.

En el 2012, Andrés Molina soñaba con la medalla de oro de los Juegos Centroamericanos de San José 2013. El cartaginés tenía la esperanza de coronarse campeón de los -68kg frente a su público.

Sin embargo, la vida le tenía un golpe tan fuerte que casi lo deja tendido por nocaut: Andrés sufrió un accidente que casi le amputa su brazo izquierdo, le arrebató el ánimo y lo sumergió en una depresión.

Cuenta que fue hasta el 2014 cuando aceptó la voluntad del destino y comenzó a competir en Para-Taekwondo, una modalidad que está a las puertas de su primera aparición oficial en los Juegos Paralímpicos. ¿El escenario? Tokio, Japón.

Él estará ahí, representando a Costa Rica en la categoría de +75kg K44; luego que la Comisión Tripartita de los Juegos Paralímpicos decidió darle el cupo por su currículo, que tiene como punto alto un bronce de los Juegos Panamericanos Lima 2019.

Andrés Molina disputando el Campeonato Nacional de Costa Rica 2021, en el Gimnasio Nacional de la Sabana. Foto: Esteban Mora/MASTKD

“Se superó la etapa, técnicamente, depresivamente y físicamente. (…) Practico Taekwondo desde los seis años de edad, estamos hablando que son 27 años de practicar Taekwondo”, dijo Molina a MASTKD este domingo tras competir en el Campeonato Nacional de Costa Rica.

Una de las curiosidades del entrenamiento de Andrés, es que se prepara con taekwondistas de la modalidad convencional, ya que en el país no hay sparring de su nivel y a la vez el nivel de exigencia le obliga a estar en mejora constante.

Por su condición, los entrenamientos se hacen valorando que no puede golpeársele en la cabeza, pero eso no significa que los impacto al dorso sean suaves.

La presentación de Andrés Molina en Juegos Paralímpicos será en la división de +75kg, una categoría completamente nueva para él, ya que siempre compitió en la división inferior.

Andrés Molina Gómez cayó en el Campeonato Nacional de Costa Rica, este fin de semana, tras pelear la modalidad convencional. En la imagen está en un intercambio con Ignacio Cruz, exseleccionado nacional. Foto: Esteban Mora/MASTKD

“Tengo mucho compromiso, llegamos en un punto clave para levantar y motivar al Taekwondo tico”, expresó Molina.

Al respecto, el jefe de entrenadores de la Federación Costarricense de Taekwondo, José Luis ‘Pepe’ Ramírez, explicó que se enfocan en poner al máximo la condición física de Molina y trabajarle la fuerza y velocidad, porque la división lo pondrá frente a paratletas más fuertes y altos.

“Él mostró que tiene la capacidad, nivel y técnica de competir a nivel Paralímpico élite. Su presencia es sumamente importante, ya que son los primeros Juegos Paralímpicos oficiales de Taekwondo. Vamos a ver si podemos asistir a un campamento de preparación, porque vamos a cambiar el esquema táctico, tenemos que adaptarnos porque va a enfrentarse a competidores más fuertes y más altos de lo que está acostumbrado”, detalló Ramírez al departamento de comunicación de la Federación Costarricense de Taekwondo (FCT).

El presidente de la FCT, Wilmar Alvarado, expresó que confían 100% en el taekwondista y guardan la ilusión de lograr una presea paralímpica.

“Esperamos que haga un buen papel, porque se ha preparado de manera muy fuerte y disciplinada para eso”, agregó Alvarado.

El Para-Taekwondo tendrá acción del 2 al 4 de septiembre, en Chiba, Japón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí