Los tiempos del combate: el contraataque

Al observar un combate se pueden percibir distintos tipos de interacciones entre los dos competidores. En este resumen el libro “TAEKWONDO. Técnica, táctica, estrategia, competición”, encontrarás un análisis del contraataque.

Los tiempos del combate: el contraataque

Los españoles Jesús Benito y Mercé Barrientos nos brindaron en exclusiva extractos de varios capítulos del libro: “TAEKWONDO. Técnica, táctica, estrategia, competición”, que iremos publicando poco a poco para que puedan ser compartidos por los lectores de MASTKD.

Kibon Kisul

Aspectos sociomotrices, semiomotrices y condicionales

Tiempos de ataque en el Taekwondo

Los tiempos del combate: el contraataque

Si analizamos las secuencias detenidamente, nos daremos cuenta de que unas acciones se producen en ataque (es decir, por iniciativa propia), otras en contraataque (es decir, acciones ofensivas en respuesta a una iniciativa del adversario) y otras en defensa (aquellas acciones que únicamente tratan de evitar o minimizar el efecto de una acción ofensiva del oponente). Además, existen momentos en que ambos contendientes están en situación de espera sin que se pueda determinar que uno de los dos lleve la iniciativa, aunque estas situaciones han sido limitadas reglamentariamente y cada vez hay menos tiempo de pausa entre acciones.

La relación de las acciones ofensivas con la iniciativa y el tiempo en que se ejecutan las acciones del adversario es lo que conocemos como «tiempos de combate». Los «tiempos» son los momentos débiles de la técnica, pero existe un factor que delimita y diferencia los tiempos de ataque y de contraataque: la iniciativa, propia o del adversario, determinará si nos encontramos ante acciones de ataque o acciones de contraataque. Huelga decir que la iniciativa es un parámetro cambiante que se podrá modificar innumerables veces durante el transcurso de un combate. El momento en relación con los movimientos del contrario determinará el tipo de contraataque que se está produciendo. Los tiempos de contraataque son los momentos débiles por los que pasa la realización de cualquier tipo de ataque. Estos momentos débiles son:

Anticipación

Se produce cuando el oponente inicia su técnica de ataque (ya que se produce un cambio en su estado de equilibrio).

Simultáneo

Se produce cuando la rodilla del atacante alcanza su mayor altura durante la ejecución de la técnica. En ese momento el adversario se encuentra sobre un único apoyo y sometido a una inercia, lo cual dificulta que pueda desplazarse o corregir su posición.

Bajada

Se produce cuando el atacante finaliza la ejecución, justo antes de volver a recuperar el equilibrio y la posición de combate. Es el momento que permite un mayor tiempo de percepción y toma de decisión, por lo que puede incluir un desplazamiento o «esquiva» previa a la ejecución de la contra. También puede partir de un bloqueo de la acción atacante para ejecutar posteriormente la respuesta de contra a esta.

En ocasiones es difícil diferenciar los momentos de anticipación y simultáneo, ya que ambos requieren una gran velocidad en la percepción, la toma de decisión y la ejecución. Se podría decir que en el tiempo de anticipación priman los factores perceptivos y decisionales (aunque en la anticipación es frecuente que ya exista una toma de decisión previa a la ejecución del ataque, es decir, el competidor ha decidido ya su movimiento anticipatorio y no intenta percibir qué acción ejecutará su adversario, sino que reacciona a su movimiento inicial). Por su parte, en el simultáneo es preciso un mayor control de la ejecución para evitar choques o imprecisiones. En ambos casos sería recomendable asociar la acción de contraataque a acciones de bloqueo que garanticen que la acción del contrario no alcanzará su objetivo. Las nuevas reglamentaciones que asignan diferente valor a las acciones al tronco y la cara han propiciado la aparición y perfeccionamiento de acciones simultáneas especiales en las que el competidor permite que le alcance una acción sobre el tronco, cubriendo las zonas puntuables con un bloqueo, para colocar simultáneamente una acción alta, de forma que obtiene una ventaja en el marcador a pesar de ser alcanzado o precisamente gracias a ello.

Los tiempos del combate: el contraataque

A la hora de plantear una progresión en el trabajo de contraataque hay que tener en cuenta algunos factores:

Efectividad

Qué recursos nos permiten puntuar con mayor claridad u obtener una mayor efectividad relativa (más puntos con una acción).

Seguridad

Cuál o cuáles de estos recursos nos hacen asumir un riesgo menor.

Complejidad

Cuál o cuáles son los recursos más complejos y en los que la inversión de tiempo de entrenamiento deberá ser mayor a no ser que el deportista tenga una gran experiencia motriz previa. Se puede establecer, por tanto, en el trabajo de contraataques una progresión en función de la efectividad, la seguridad y la complejidad. También se considerarán las características del deportista, su preferencia por un tipo u otro de contra (Oliva analizó en los 90 las tendencias “naturales” de los luchadores diferenciando “anticipadores natos” de aquellos que reaccionan después de evitar el ataque; los que ocupan el centro y aquellos que interactúan preferentemente en las zonas límite, etc). Será clave también trabajar cada recurso en contra o, como mínimo, cada tiempo contra diferentes ataques creando bloques que nos conduzcan hacia la “universalidad de la contra”.


Si quieres acceder a mayor contenido puedes adquirir el libro “TAEKWONDO. Técnica, táctica, estrategia, competición”.

COMPRAR EL LIBRO AQUÍ

Mercé Barrientos Varela junto a Jesús Benito Díaz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí