OPINIÓN0

Gabriel Taraburelli: el mayor esclavo de las palabras

Argentina - 2019/05/04 - Escribo esta columna entre risas, con asombro y decepcionado de la gente que hace mal al Taekwondo. Gabriel Taraburelli dio entrevista a MasTKD, pero luego salió a decir que se descontextualizó su versión.


Taraburelli: el mayor esclavo de las palabras

 

Este medio no se hace responsable por lo que en este artículo de opinión se argumente, se asegure o se diga. La responsabilidad es meramente del autor.

Todos somos esclavos de nuestras palabras. Bien lo sabemos. En la vida me topé con políticos corruptos y mentirosos, dos Cancilleres que hicieron nombramientos a dedo para traficar influencias, muchos diputados en un Congreso convulso donde se movieron más intereses personales que nacionales, dos presidentes de la República con discursos falaces donde uno de ellos tras publicaciones de la prensa desencadenaron en el hecho de corrupción más grande de la historia reciente de mi país, y también me topé un entrenador nacional que es el mayor esclavo de palabras con el que jamás me encontré. Claro, me topé con mucha gente más, pero estos son los casos que más risa me causaron: por el descaro.

 

 

En esta ocasión hablo de Gabriel Taraburelli, el director técnico de la selección nacional de Argentina, que ahora sale a victimizarse en lugar de asumir la responsabilidad de sus palabras, luego que en una entrevista dijo explícitamente que todos los juveniles que buscaron recursos para ir al Panamericano próximo no tenían nivel. (Vea la imagen)

 

 

Aclaro que el tema no es personal –incluso por Gabriel siento respeto al verlo vivir desde la silla lleno de pasión las contiendas-, pero es sorprendente que un director técnico salga a escudarse con el argumento que utilizan todos los culpables: “se utilizaron mis palabras fuera de contexto” y refuerza su posición hablando, paranóicamente, de conspiraciones, intereses y malapraxis.

Lo común es pedir explicaciones ante una molestia, si de toda forma la fuente -en este caso Gabriel- dice que no está satisfecho, se pide un derecho de respuesta, si se comprueba que su posición es incorrecta y no se publica, se eleva a un tribunal y este lo resuelve y listo. Pero bueno: permítame informarle que hasta la fecha el señor Taraburelli no pidió espacio y prefirió hacer su posteo entre los contactos de las redes sociales.

Claro, creo -sospecho- que su culpa no lo deja venir a pedir cuentas del porqué ‘supuestamente’ sus palabras se descontextualizaron, porque sabe que no fue así. Sabe que dijo que todos los atletas que pidieron recursos no tenían nivel para competir afuera. Incluso, hubo que preguntársele por un caso puntual: el del subcampeón mundial José Luis Acuña, ya que lo enmarcó entre ese grupo -porque él fue uno de los que pidió recursos públicamente- y luego dijo que el trabajo con él es diferenciado.

 

Gobierno lanza salvavidas a CAT para viajar al Panamericano

 

Gabriel sabe que cuando se le escribió por un texto de su autoría se le aclaró para contar con su versión, su posición, su espacio en una nota de mucho interés público o va a decirme usted, estimado lector, que la ausencia de Argentina en un campeonato Panamericano Juvenil no es de relevancia ni interés colectivo para el Gobierno, practicantes y profesores. Porque en mi retina tengo un dato: las ocho preseas del mismo evento pero en 2017. Ahí el evento para su confederación sí fue importante.

Al director técnico creí que le quedó claro que le escribí para conocer su versión oficial, no tengo interés en hablar con él para debatir temas y hablar de su trabajo. Mucho menos ahora, que demostró no darle cuentas ni tener temas claros con su jefe, el señor Ignacio Gontán, luego que dieron versiones un tanto diferentes sobre un mismo hecho. Primero sobre el presupuesto. Segundo, sobre el porqué se canceló temporalmente la participación de la albiceleste en el Panamericano de junio. Mientras el presidente dijo que había plata al menos para un competidor, Taraburelli -contradiciendo a su superior- dijo que no había recursos. ¿Quién mintió?

Taraburelli sabe que desde el inicio se le pidieron declaraciones, petición a la que reaccionó con matonismo. Algo emocionalmente muy inteligente, creo. Matonismo que se fundó en mi negación de no revelar la fuente y cumplir a cabalidad mi secreto profesional. Ahí, me dio el primer indicio que algo no calzaba, el enojo ante un cuestionamiento siempre es la evidencia de intentar persuadir. Tome nota de eso, Gabriel podrá jactarse de saber de Taekwondo, yo puedo comprobar que sé de comportamiento humano.

 

Argentinos claman por ayuda para ir a Panamericano

 

Se le dijo en reiteradas ocasiones que si no quería referirse que se le respetaba su posición y listo, a lo cual comenzó a disparar respuestas. Tome una segunda nota: el Señor (o con s minúscula, depende de la pantalla en la que se lea) lo iluminó y lo hizo responder, como metralleta en campo de batalla.

Amparado en la privacidad del texto, intentó forcejar al silencio como respuesta. Pero bueno, en este punto digo, por ejemplo: los libros de Kristina eran secretos, íntimos, privados, pero el interés público que en ellos había desencadenó en un proceso judicial por supuesta corrupción. Sé que el caso con Taraburelli es distinto, ni siquiera podemos hablar de corrupción, pero sí de la participación de la albiceleste en el Panamericano Juvenil. Ambos coinciden en el interés público.

Gabriel, esta línea la dirijo a usted, porque bien sé que la leerá y le mandará saludos a mi madre -comportamiento común de un hombre de códigos y líneas que responde con matonismo-: a mí no venga a embarrarme con conspiraciones, intereses ocultos y cuanta barrabazada se le ocurre, lo que nos diferencia es que yo sí puedo hablar con hechos y no con suposiciones, como usted lo hace. Más bien pregunto: ¿cuál es su interés de persuadir a su público facebookero con que MasTKD es igual al mal para el Taekwondo?

 

[Galería] Entrevista completa con Gabriel Taraburelli

 

Compruebe con la conversación de la entrevista completa que usted no dijo que sus atletas, los que sus compañeros de trabajo preparan a diario, no tenían nivel para competir en un Panamericano. Lo dijo Gabriel, usted y yo lo sabemos.

De Gabriel no espero respuesta, claro está; porque probablemente ya se dio cuenta que con argumentos falsos solo se condena a ser esclavo irracional de sus palabras.

 

Taraburelli sobre atletas argentinos que buscan recursos: “No tienen nivel”

 

Gabriel, sé que llegó hasta aquí -perdón apreciado lector, pero no ignoremos los saludos que probablemente ya Gabriel mandó a mi madre- usted habla que MasTaekwondo le hace mal al Taekwondo, ¿pero sabe qué creo yo que le hace mal al Taekwondo? Al Taekwondo lo dañan y lo apuñalan todas esas personas paranóicas que no asumen las responsabilidades de sus actos, palabras, publicaciones y decisiones, porque eso le resta espíritu al arte marcial, le resta honor y transparencia. Eso sí es un mal al Taekwondo. Pero tranquilo, no se sienta persuadido, en lo poco que lo conozco no quiero creer que esas cualidades calzan.

Solo me despido con su respuesta que desencadenó en el titular: “Y por ahí los muchachos no tienen el nivel, ni la experiencia para poder representarnos en una competencia de esa envergadura”. ¿También se descontextualiza esta frase?

 

Esteban Mora, Exclusivo MasTKD.com

 

Deja tu comentario!