AUSPICIADA POR LA ULAT2

Salen a la luz cartas de Bruce Lee con grandes lecciones de vida

Estados Unidos - 2017/03/03 - Se conocieron una serie de cartas privadas de Bruce Lee en las que expresa su visión de la vida. Toda una lección atemporal que no entiende de géneros, nacionalidades ni edades.


Salen a la luz cartas de Bruce Lee con grandes lecciones de vida

 

El actor especialista en artes marciales más legendario de la historia, Bruce Lee, es leyenda no solo por haber creado un nuevo género cinematográfico, haber llevado a Occidente el interés por las artes marciales orientales y haber originado el método de combate independiente Jeet Kune Do, sino también por ser, de alguna manera, un filósofo contemporáneo que vivía de manera consecuente a su estilo de lucha. Eso le hizo ser un inspirador Maestro, pese a que murió inesperadamente con tan solo 32 años de edad.

“Yo no represento un estilo, sino todos los estilos. Ustedes no saben lo que estoy a punto de hacer, pero ni yo lo sé. Mis movimientos son el resultado de sus movimientos y mi técnica, es el resultado de vuestra técnica”. Bruce Lee

La figura de Bruce Lee ha sido laureada y estudiada ampliamente por teóricos de las artes marciales. La razón es que Bruce Lee no fue el mejor porque entrenara muchas horas o porque fuera más rápido que nadie, sino porque se estudió a sí mismo al completo para comprenderse y así llegar a la excelencia. Sabía de sus puntos débiles, y los corregía. Peleaba con todo el cuerpo, pero dominado por su pensamiento, poniendo control en su energía.

 

Salen a la luz cartas de Bruce Lee con grandes lecciones de vida
Matías Rojas junto a la tumba de Bruce Lee y si hijo Brandon en el Cementerio Lake View, ubicado en Seattle, Washington, Estados Unidos.

 

Desarrolló estrategias para mejorar su conexión cerebral, sus pensamientos, con los movimientos de defensa y ataque. En resumen, cultivó el intelecto estudiando a fondo para mejorar sus habilidades físicas, que llegaron a ser totalmente fuera de serie. Y gracias a su filosofía trabajó en una serie de principios por los que se regía él mismo y también el Jeet Kune Do (el famoso “be water my friend”, referido a la adaptabilidad, sería un buen ejemplo de ello). Pero sin duda es la honestidad el principio fundamental por el que el Maestro Lee regía toda su vida.

 

 

“Vacía tu mente. Se amorfo, moldeable, como el agua. Abandona tus formas, como el agua. Si viertes agua en una taza, se convierte en la taza. Si viertes agua en una botella, se convierte en la botella. Si viertes agua en una tetera, se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede golpear. Sé cómo el agua, amigo, porque el agua que corre nunca se estanca, así que hay que seguir fluyendo”. Bruce Lee

Decía Bruce Lee que “todo en la vida lo había aprendido de las artes marciales”. Y una de sus particularidades es que siempre estaba aprendiendo, autoanalizándose, día tras día. Fluyendo. Por eso y porque Bruce Lee no era simplemente un luchador y un actor sino un gran filósofo (obtuvo un doctorado en filosofía gracias a su estudio exhaustivo) todo lo referente a la gran leyenda de las artes marciales es de interés aún hoy, aunque haya pasado tantas décadas desde su muerte.

“Esta es toda la esencia de la vida: ¿Quién eres tú? ¿Qué eres?”, escribió el joven León Tolstoi en su diario de desarrollo moral. Bruce Lee (del 27 de noviembre de 1940 al 20 de julio de 1973) estaba en torno a la edad de Tolstoi cuando se volvió a esta cuestión central de la existencia más de un siglo después y se acercó a ella con la misma sutileza de perspicacia y sinceridad de espíritu con la que se acercó a toda la vida.

 

 

Venerado por generaciones como el más grande artista marcial en la cultura popular, Lee está siendo cada vez más reconocido como el filósofo no anunciado que era. Las cartas de Bruce Lee son conocidas. Incluso hay un libro publicado con sus escritos personales recopilados. Son misivas en las que el artista marcial cuenta sus pensamientos, su evolución del yo. Lo que nadie esperaba es que ahora salieran a la luz nuevas e interesantes cartas de Lee. La declaración de su credo personal, fue una obra intensamente filosófica que escribió en el último año de su vida, a la edad de treinta y uno, como una serie de cartas a sí mismo bajo el título “En mi propio proceso”. La pieza se sometió a nueve Borradores, nunca terminado y nunca publicado, que se compartió por primera vez con el permiso especial de la hija de Lee, Shannon Lee, y la Fundación Bruce Lee.

“In My Own Process” es significativo, ya que Lee comenzó a escribirlo en un punto crucial de su vida. Después de años de ser marginado por Hollywood, que siguió lanzando actores caucásicos para interpretar a los personajes principales asiáticos, Lee finalmente consiguió su gran oportunidad y fue elegido como el protagonista de “Enter the Dragon”, el guión para el cual ayudó a escribir. Pero cuando Warner Brothers presionó para cortar toda la filosofía y convertir la película en una película de acción sin sentido, Lee se negó a aparecer en el set en protesta – creía firmemente que el kung fu era simplemente el vehículo para el mensaje filosófico más profundo, en lugar de La filosofía es una distracción del kung fu, como implicaba Warner Brothers.

Bien consciente de que sus principios le podían costar el cumplimiento de su sueño de toda la vida, se mantuvo firme. Después de una parada de dos semanas, el estudio cedió y dejó que Lee guardara los elementos filosóficos, así que la producción comenzó.

 

Salen a la luz cartas de Bruce Lee con grandes lecciones de vida
Matías Rojas junto a la Estrella de Bruce Lee en el Paseo de la Fama de Hollywood en el Hollywood Boulevard, California, Estados Unidos.

 

En medio de este período más ocupado y más tumultuoso de su carrera, Lee hizo tiempo deliberado para la autorreflexión en la redacción de su credo. Fue en estas cartas para sí mismo, realizadas a lo largo de varios meses sobre una colorida variedad de papeles, que llegó al concepto de ser un “artista de la vida”.

En ellos, examina con gran simplicidad algunas de las cuestiones más elementales de la existencia. Décadas antes de que el psicólogo de Harvard, Dan Gilbert, hiciera su memorable afirmación de que “los seres humanos son obras en progreso que erróneamente piensan que han terminado”, Lee considera con aguda conciencia de sí mismo, la mutabilidad que experimentamos como el “yo”.

Haciéndose eco de la convicción de la poeta Laura Riding que “nada es realmente importante, sino de ser uno mismo”, el sostiene a través de las diversas revisiones que todo conocimiento es autoconocimiento (el semillero de su frecuentemente citada afirmación de que “la mayor ayuda es la autoayuda”), y que la autenticidad personal es el objeto de la vida y la única medida real del éxito.

En las cartas Bruce Lee reflexiona sobre la honestidad, la humildad y lo importante que es ser fiel a uno mismo, auténtico, unas enseñanzas que sirven para todo el mundo, en cualquier momento.

 

Salen a la luz cartas de Bruce Lee con grandes lecciones de vida

 

Fragmentos de las cartas de Bruce Lee “In My Own Process”

“Cualquier intento de escribir un artículo poco significativo -o, de lo contrario, por qué escribirlo- en cómo yo, Bruce Lee, emocionalmente siento o cómo mi reacción instintiva y honesta hacia las circunstancias no es una tarea fácil. ¿Por qué? Porque yo soy un hombre cambiante y creciente. Por lo tanto, lo que he mantenido cierto hace un par de meses podría no ser lo mismo ahora”.

… Quiero ser honesto, eso es lo menos que un ser humano puede hacer … Siempre he sido un artista marcial por elección, un actor por profesión, pero, sobre todo, me estoy actualizando para algún día ser un artista de la vida …”.

“Entre la gente, una gran mayoría no se siente cómoda en absoluto con lo desconocido – eso es algo extraño que amenaza su molde cotidiano protegido – así que por el bien de su seguridad, construyen patrones elegidos para justificar”.

“He llegado a aceptar la vida como un proceso, y estoy satisfecho de que, en mi constante proceso, estoy constantemente descubriendo, expandiendo, encontrando la causa de mi ignorancia, en el arte marcial y especialmente en la vida. En definitiva, ser real …”.

“Seguramente todos admitamos que somos seres inteligentes, aunque en realidad estamos siendo llenos de hechos preparados que se nos han transmitido desde la niñez. Algunos de nosotros incluso pasamos por la universidad, pero el asunto es que… algunos de estos hechos son examinados en forma de auto-indagación, pero en la mayoría de los casos aceptamos la mayoría de estos hechos sin examinarlos.

Poseemos un par de ojos que nos ayudan a observar tanto como a descubrir, sin embargo, la mayoría de nosotros simplemente no ve en el verdadero sentido de la palabra. Sin embargo, cuando se trata de observar las faltas en otros, la mayoría de nosotros somos rápidos a reaccionar con la condenación. ¿Pero qué hay de mirar hacia adentro de uno mismo para un cambio? Examinar personalmente quiénes somos realmente y qué somos, tanto nuestros méritos como nuestros defectos -en resumen, verse a sí mismo como es por una vez y asumir la responsabilidad por sí mismo”.

“Estoy contento porque estoy creciendo diariamente, y sinceramente, por no saber dónde se encontrará el límite. Para estar seguros, cada día puede ser una revelación o un nuevo descubrimiento. Sin embargo, la mayor satisfacción es llegar a oír a otro ser humano decir, ‘Oye, aquí hay algo real’”.

“Por arte marcial quiero decir, como cualquier arte, es una expresión irrestricta de nuestra alma individual… El alma humana es lo que me interesa. Vivo para expresarme libremente en la creación”.

“Un actor, un buen actor es, no el artista estereotipado superficial, es un proceso de aprendizaje cada vez mayor, de expansión y descubrimientos constantes… Actuar con calidad significa … mucho trabajo duro y doloroso y mucha dedicación a practicar lo que uno cree”.

“Donde algunas personas tienen un yo, la mayoría de la gente tiene un vacío, porque están demasiado ocupados en desperdiciar su energía creativa vital para proyectarse como tal o cual, dedicando sus vidas a realizar un concepto de lo que deberían ser en lugar de realizar su potencialidad como un ser humano, una especie de ‘ser’ frente a ‘tener’ – es decir, no tenemos ‘mente’, somos simplemente mente. Somos lo que somos”.

 

Matías Rojas, Exclusivo MasTKD.

 

 

 

Deja tu comentario!