¿QUÉ ES DE LA VIDA DE ..?1

Mónica Urrego, “al Taekwondo le debo todo lo que soy”

Colombia - 2017/02/14 - Conversamos con Mónica Urrego, una histórica del Taekwondo de Colombia, quien le dio mucho a su país como atleta y ahora lo hace como entrenadora y dirigiendo su propia Fundación que ayuda a deportistas con proyección en condiciones de vulnerabilidad.


Mónica comenzó Taekwondo a los once años de edad (1986) en un club afiliado a la Liga Antioqueña de Taekwondo (después que su padre la llevara a natación, patinaje y judo) con el maestro Diego Luis.

En 1987 ya competía, “pero no habían niñas en aquella época que practicarán Taekwondo en Colombia, así que me tocaba competir con niños”. En 1990 participó en el Campeonato Nacional llamado “Súper Estrellas 2000”, quedando en la primer lugar y recibiendo gran reconocimiento.

Desde los 15 años comenzó a competir en la categoría de mayores y se mantuvo como monarca nacional hasta el año 2003.

Urrego entró a la Selección Colombia en 1995 y allí comenzó su época del alto rendimiento, convirtiéndose ese mismo año Campeona Suramericana en Ecuador y atleta mundialista en Filipinas donde pasó a la tercera ronda.

A partir de allí comienza a ser parte de los deportistas apoyados por Coldeportes Nacional y continúa destacándose a nivel nacional e internacional.

Mónica recuerda una anécdota en el Campeonato Mundial de Hong Kong, donde cae contra Filipinas en decisión arbitral (22-22) y de la tristeza e importancia no pudo ocultar el llanto, “alguien se me acerca y me pregunta ‘¿por qué lloráis?’, y yo ni contesto, pero al mirar hacia arriba se me presenta nada más y nada menos que el Maestro Ireno Fargas y me dice: ‘no tienes por qué sentirte así, vi tus combates y este último no perdías, te invito a que entrenes conmigo en España’. Para mí eso fue como si hubiera ganado, que una persona tan representativa del mundo me dijera eso, significaba mucho para mí. Sin embargo los dirigentes de la federación no realizaron los trámites que se debían hacer y perdí esa oportunidad”.

 

 

En 1998 quedó campeona de los Juegos Centroamericana y del Caribe, hasta ese momento solo Álvaro Vidal había conseguido una medalla para Colombia en ese evento y al año siguiente queda 5ta en el Campeonato Mundial de Canadá al perder contra Corea por decisión de los jueces tras quedar 2-2.

“Los Juegos Olímpicos lo veía cada vez más cerca, sin embargo no nos llevaron al clasificatorio para Sidney 2000 y empiezo a sentirme muy triste y decepcionada, ya que dedicaba el 100% a mi carrera deportiva. Ese mismo año conseguí el Bronce en el Campeonato Panamericano en Aruba”.

El 2001 comienza nuevamente a trabajar con miras a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 participando en todos los eventos nacionales en categorías olímpicas donde ganó los tres que se llevaron a cabo, sin embargo su categoría estaba pensada para otra atleta, aunque le dieron la oportunidad de realizar un tope definitorio a puertas cerradas y computador volteado, “eso me desmoronó, era evidente que por nada del mundo me iban a dar el cupo que me había ganado. Eso hizo que tomará la decisión de retirarme pues me sentía burlada. El 18 de Enero de 2003 pase la carta de renuncia al Comité Olímpico manifestando el dolor que aún revivo como si fuera ayer. Ese día dejé mi sueño a un lado y no por mi, sino por culpa de otros”.

Durante ese mismo año Mónica recibe el ofrecimiento para ser la entrenadora de la Selección Antioquia y a partir de allí comienza otra gran historia que la llevó diez años más tarde a ser reconocida en el Hall de la Fama en Croacia y crear su propia Fundación.

 

 

 

Cuando miras para atrás y ves la cantidad de años que viviste dedicado al Taekwondo ¿Qué es lo primero que te viene a la mente?

Mucha disciplina, mucho sacrificio y sudor, me recuerda mis días en los cuales entrenaba desde las 5 de la mañana, para irme a estudiar y luego volver a entrenar al medio día, luego en la noche. Recuerdo además mis dietas extremas en las cuales me descachaba algunas veces y eso hacía que tuviera que hacer trabajo extra. Veo a mis padres quienes siempre me apoyaron y me llevaban a todos los lugares y cuando empecé a viajar fuera del país me regalaron una vídeo cámara para que filmara todo y cuando llegaba, fuera la hora que fuera, nos sentábamos a mirar los vídeos del viaje con mis combates y ellos orgullosos de mí. Además se me viene a la mente tanta disciplina que tenía, tantas horas de entrenamiento para ser la mejor y el orgullo cuando me coronaba como número uno, es una sensación inexplicable

¿Qué enriquece más: Ser alumno o ser quien enseña?

Me enriquece más ser entrenadora, pues he estado en los dos frentes y como deportista sólo me dedicaba a mi crecimiento, mientras que como entrenadora me dedico al crecimiento de un grupo de personas muy heterogéneas con un sin número de dificultades y consideró que trato de ser capaz de ayudarlos desde las posibilidades que tengo desde lo humano, para que sean excelentes personas, y si logro eso, puedo tener muy buenos atletas.

¿Sientes que se ha perdido la marcialidad o el respeto por los maestros en el Taekwondo?

Considero que si se ha perdido. Al ser un deporte competitivo se ha dejado de lado algo tan importante como la marcialidad y me parece muy triste

Sabemos que tienes una gran vocación y muchas veces sales a reclutar jóvenes en el interior de Antioquia ¿podrías contarnos un poco de que se trata eso y cuál es la finalidad?

En el año 2013 se me presenta la oportunidad por Indeportes de Antioquia de viajar a una región de nuestro departamento vulnerable y en la cual hay mucho potencial por el biotipo que tienen sus habitantes, yo acepto sin dudarlo y empiezo a visitar cada uno de estos once municipios que conforman la región de Uraba y encuentro una mina de oro para el Taekwondo.

Este proyecto crece tanto que me permiten conseguir dos personas que trabajen conmigo para poder atender a los 745 deportistas que estábamos atendiendo donde no se contaba sino con una población que no superaba los 50 deportistas, de allí surge la idea de empezar a detectar talentos y a cinco de ellos traerlos a Medellín para apoyarlos en todo.

Es así como llegamos con mi equipo de trabajo y el apoyo de Indeportes Antioquia a mostrar una nueva generación de jóvenes con mucho potencial y deseos de superación y a través del deporte vieron una salida para estructurar un proyecto de vida el cual no tenían muy claro.

¿Has creado una Fundación? ¿Podrías hablarnos de ella?

Mi fundación se llama Altius Sapientes y estamos funcionando desde Marzo del 2016. Nuestro objeto es apoyar a los deportistas que tienen proyección al alto rendimiento en condiciones de vulnerabilidad, para ello estamos trabajando arduamente para conseguir recursos para cinco deportistas que tenemos radicados en Medellín, los cuales necesitan de una vivienda, alimentación, implementación, estudio, transporte y participación en eventos.

Para ello nos acercamos a personas, empresas y otras fundaciones y corporaciones que deseen unirse a la causa. El haber estado en Uraba ha cambiado mi vida desde muchos puntos de vista. Estar viendo pobreza y ver tanto potencial pero sin recursos para poder hacer algo grande en nuestro deporte, me abrió la mente para hacer de lo que me apasiona, que es Taekwondo, un medio por el cual podemos transformar seres humanos y aportar a su crecimiento porque queremos que nuestro lema, “Crecer para hacer crecer”, llegue a estas personas tan especiales. Es muy charro pues me dicen que parezco la madre de Teresa de Calcuta porque todo el día estoy en la búsqueda de oportunidades para ellos, pero no sé si soy como ella, lo que si sé, es que soy muy feliz haciendo esto.

Actualmente ¿a qué grupos entrenas?

Estoy entrenando la selección departamental cadetes y juvenil en ambas ramas, empezando el proceso con todos estos deportistas que hemos encontrado y con grandes metas fijadas en los Juegos Olímpicos de la Juventud.

 

 

¿Cuál es tu principal objetivo en lo que a Alto Rendimiento se refiere?

Como te mencioné, poder representar a nuestro país con algunos de nuestros deportistas en Juegos Olímpicos de la Juventud, Campeonatos Panamericanos y Mundiales Cadetes y Juveniles, para pasarlos a la selección mayor y que puedan representar a nuestro departamento en los próximos Juegos Nacionales de mayores en 2019.

Tus eres ingeniera ¿por qué no te dedicas a lo que estudiaste?

Soy tecnóloga en sistemas y terminé ingeniería en informática cuando era atleta de alto rendimiento. Tuve la oportunidad de desempeñarme como jefe de sistemas en una empresa de bicicletas, pero mi mente no estaba ahí, estaba en que tenía que salir rápido para mis entrenamientos y en que tenía que trabajar en la noche para la empresa porque no me alcanzaba el día para cumplir con toda mi tarea laboral.

Ese trajín me hizo evaluar y decidí que mi deporte era mi prioridad en ese momento, pues mi meta de estar en los Juegos Olímpicos representando mi país era más grande que cualquier otra cosa.

Posteriormente todo dio un vuelco; no fui a los Juegos Olímpicos, empecé mi carrera como entrenadora, decidí trabajar buscando personas que desearan ver el Taekwondo como una forma de vida, y ahora estoy trabajando en mi Fundación para apoyar a estos jóvenes y terminando mi Profesionalización en Deportes en el Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid.

 

 

Ya lo hablaste anteriormente, pero me interesa saber más sobre el apoyo que te da tu familia.

Siempre he tenido el apoyo de mi familia. Como atleta mis padres siempre estuvieron ahí, pendientes de todo y cada uno de mis movimientos.

Después de casarme Dios me ha dado una familia maravillosa, mi esposo fue atleta de Taekwondo de la selección de mi departamento, entiende mi pasión y me apoya al 200%, juntos tenemos una hermosa hija que también me demuestra toda su comprensión, pues los viajes, los desplazamientos a entrenamientos y reuniones me roban tiempo con ellos.

Colombia es un país con gran nivel y muy competitivo donde la política también juega un papel muy importante ¿Cómo te llevas con la política en tu trabajo?

Es tan grande el tema político, sin embargo no tengo vínculos con la política, me he mantenido por los logros y resultados y me tocó una administración en la liga que por política me hicieron la vida imposible, eso fue algo triste pero que a la vez me dio fuerzas para seguir trabajando más duro y no caer. Cuando tus dirigentes desean que tu aceptes cosas indebidas y no aceptas, comienzan los problemas.

Fueron casi tres años de mucho dolor emocional y psicológico, pero gracias a Dios pude perseverar y seguir trabajando con buenos resultados que eran vistos y reconocidos por el ente departamental. Además el tema de ser mujer en un deporte de combate en nuestro medio departamental aún se ve con mucha envidia, sin embargo me siento feliz y orgullosa de todo lo que hemos logrado y lo que se viene.

Desde tu punto de vista ¿Colombia está en su mejor nivel de Taekwondo o tuvo otro momento o momentos mejores?

No creo que se puedan comparar momentos. El Taekwondo ha evolucionado tanto que si en mi época me hubieran permitido hacer el pesaje un día antes del torneo hubiese llegado en mejores condiciones a los combates, jajaja… por mencionar un ejemplo, creo que los resultados se logran con esfuerzo, disciplina y perseverancia y el momento en el que está el Taekwondo colombiano actualmente es producto de la dinámica que tiene nuestro deporte en esta generación.

 

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto, mediano y largo plazo?

A corto plazo quiero clasificar como mínimo un deportista a los Juegos Olímpicos de la Juventud. También posicionar a estos talentos en la selección de mayores en el 2019 y conseguir muchos cooperantes que deseen vincularse con la Fundación Altius Sapientes para poder brindarles a estos jóvenes mejores opciones de vida.

A mediano plazo me gustaría hacer crecer la estructura para que la Fundación sea una herramienta de ayuda a tantos deportistas talentosos que tenemos.

Y a largo plazo quiero disfrutar viéndolos triunfar en sus proyectos de vida y a manera personal tener tranquilidad para que nuestra hermosa hija sea una persona competente y apta para la sociedad.

¿Cómo te gustaría cerrar esta entrevista?

Agradezco mucho al equipo de MasTKD por haberme dado la oportunidad y haber pensado en mí, aprovechar para agradecerle a Dios por darme tantas bendiciones y a mi familia maravillosa (esposo, hija y madre) y a mi deporte que es mi vida y le debo todo lo que soy.

Quiero invitar a todas aquellas personas, empresas o entidades que deseen vincularse de diferentes maneras para apoyar nuestra fundación y que se sientan tan felices como yo de poder transformar personas y ayudarlas a crecer de una manera integral.

 

Exclusivo Equipo MasTKD

 

 

Deja tu comentario!