PSICOLOGIA16

Entrenador, ¡cuidado con lo que les dices!

Internacional - 2016/09/22 - Interesante artículo de la Psicóloga y Profesora de Taekwondo, Laura Roca, quién analiza los diferentes errores en la comunicación de los entrenadores y cómo enmendarlos.


fullsizerender

Laura Roca A.

Licenciada en Psicología

Prof. de Taekwondo WTF

 

 

 

Es un hecho que los entrenadores de Taekwondo juegan un papel importantísimo en la vida de sus alumnos. Practicar seriamente este arte marcial hace que sea diferente de un curso de verano o un curso de inglés, donde se tiene un comienzo y un fin por ejemplo.

Los entrenadores tenemos una visión mucho más allá de todo eso, creamos expectativas con nuestros alumnos, inculcamos valores, disciplina, trazamos metas, realizamos planes de entrenamiento para ellos, muchas veces ejercicios específicos para mejorar el rendimiento de cada uno y diferentes acciones para darles una enseñanza más personalizada. Creemos en que no solo formamos alumnos para ganar una medalla y salir campeones de un torneo, sino que formamos personas para ser campeones en lo deportivo y campeonas en la vida.

Con esto me refiero a que por medio del Taekwondo y con un buen maestro, esta persona aprenderá a superar obstáculos, a no rendirse fácilmente y a dar siempre su mejor esfuerzo, no solo en el campo deportivo sino también en sus actividades de día a día.

Muchas veces los entrenadores tratamos de ser psicólogos de nuestros alumnos, somos amigos y confidentes de todo lo que les ocurre, y si somos persuasivos nos damos cuenta con solo una mirada de si ellos están bien o no. Por esta misma razón se debe tener cuidado en las palabras que utilizamos para corregirlos o incluso las frases que expresamos para motivarlos, la forma y el momento en la que son dichas también son significativas.

 

15943897435_90223381c4_b

 

Es clave para el entrenador poder trabajar con la frustración primero en sí mismo. Ser realista con sus expectativas, no está mal querer llevar a sus alumnos a dar su máximo potencial, es más, esa es su misión, pero deberá tratar de encontrar el equilibrio justo. Caso contrario podría lograr la deserción de sus estudiantes. Debe enfocarse en sus objetivos y no en los obstáculos, enseñarles a sus alumnos a luchar con su enemigo interior de forma independiente y no solo cuando él este presente para exigirle más. Que ellos busquen por si mismos superarse, trabajar con la actitud ante las dificultades y aprender cómo afrontarlas,

Sabemos que el Taekwondo forja el carácter, para esto debemos trabajar en la autoestima de nuestros alumnos desde las bases, tratar de adaptarnos a su personalidad no para cambiarla sino para entenderla y mejorarla, enseñándoles un camino de control y conocimiento, inculcándoles disciplina y respeto.

Si bien el Taekwondo es un deporte donde se requiere mucho carácter, también nos enseña humildad. No debemos caer en el maltrato innecesario, cada alumno es un universo diferente, comprende, piensa y siente de distinta manera uno de otro. No todos reaccionarán igual ante una situación, ni aprenderán al mismo ritmo. El entrenador debe estar siempre atento y ser prudente con quien requiere más ayuda, explicaciones y no solo gritos.

Si un niño sufre bullying en el colegio y los padres acuden a las artes marciales, específicamente al Taekwondo, solo para que él aprenda a defenderse, sin tener en cuenta lo importante que es encontrar un espacio idóneo para tal fin. Donde le brinden las herramientas necesarias para enfrentar ciertas situaciones, adquirir confianza, seguridad, etc. el niño se encontrará en un lugar más donde la intimidación es reforzada.

 

adoles_1

 

Casos prácticos

Ejemplo 1: Caso Ezequiel

Es el primer torneo de un alumno al que llamaremos Ezequiel, no importa mucho la edad. Como cualquiera en su primer campeonato se siente algo nervioso, con muchas interrogantes en la cabeza, pero a la vez con mucha adrenalina, él confía en su entrenador y este en él, porque es un buen alumno y ve mucho potencial a futuro.
Lastimosamente Ezequiel se deja llevar por la ansiedad y el miedo. No hace un buen combate y acaba perdiendo. El entrenador furioso se acerca a él después de la pelea y utiliza palabras como “eres un tonto!”, “lo arruinaste todo”, “eres una vergüenza”, “nunca haces caso” o “no sirves para esto”.
Para Ezequiel ese fue el primer y el último torneo de su vida. Aquellas palabras marcaron mucho ese día. Decidió dejar el Taekwondo, subió de peso y hoy en día no practica ningún deporte porque no cree ser bueno para esas cosas.

 

Ejemplo 2: Caso Manuel

Es el primer torneo de un alumno al que llamaremos Manuel, no importa mucho la edad. Como cualquiera, en su primer campeonato se siente algo nervioso, con muchas interrogantes en la cabeza, pero a la vez con mucha adrenalina. él confía en su entrenador y este en él porque es un buen alumno y ve mucho potencial a futuro.

Lastimosamente Manuel se deja llevar por la ansiedad y el miedo, no hace un buen combate y acaba perdiendo. El entrenador se acerca a él después de la pelea y utiliza palabras como: “No usaste todas tus habilidades y lo sabes”, “Podemos mejorar” , “debemos entrenar más duro”, “en el futuro debemos corregir más cosas” o “sé que puedes dar mucho más que eso”.

Manuel se dio cuenta de sus errores, pero no se rindió. Volvió a entrenar con más ganas todavía, perdió varios torneos, pero su entrenador supo cómo lidiar con la frustración de ambos. Luego de un tiempo y duro entrenamiento, Manuel logró consagrarse campeón. Hoy en día, ya casado y con hijos continúa entrenando, lleva una vida saludable y está ansioso de transmitirles todo ese conocimiento a sus futuras generaciones.

Y entonces ¿cómo queremos contribuir al desarrollo de las personas a nuestro cargo?
Debemos darnos cuenta que las palabras que utilizamos tienen un impacto muy fuerte en la vida de nuestros alumnos. Aquello que enseñas les servirá en un futuro a corto o medio plazo. Haz que se sientan especiales, porque así potenciarás sus cualidades y virtudes. Si lo haces, lograrás establecer un vínculo que los beneficiará enormemente, porque la respuesta que tendrá ese alumno será de gratitud. Y la gratitud es una muy buena compañera para enseñar y para aprender.

Consigue conectarte con ellos, que se alegren de verte, que esperen la clase con entusiasmo, que sean capaces de ver en ti alguien cercano y un modelo a seguir.

“Maestro no es aquel que enseña algo, sino aquel que inspira al alumno a dar lo mejor de sí.”

 

14454279798_fbfa95db6d_b

 

Laura Roca, Exclusivo MasTKD

Deja tu comentario!

Si es muy importante lo que los entrenadores le dicen a los alumnos a mí me a tocado que les gritan cosas a los niños y los estresan demasiado si depositas se estresan cuando están en un torneo ahora imagínense cuando el entrenador se pone a gritarles