MÁXIMO RENDIMIENTO4

Coaching Deportivo, “Las 10 medallas que me traigo del mundial”

En este trabajo escrito por la vasca Elaia Torrontegi, integrante de la Selección Nacional de Taekwondo de España, entenderemos como muchas veces no ganar una medalla no significa perder y quizás en el balance final se haya ganado mucho más de lo que creíamos. masTaekwondo+ ENGLISH


2012-olympic-medals

Elaia Torrontegi Ronco participó en muchos mundiales, campeonatos europeos, mundiales universitarios, copas del mundo y todos los eventos en los que el Taekwondo forma parte.

Actualmente combina sus entrenamientos con otra de sus pasiones: El Coaching y como ella misma lo explica cada vez que conversamos con mucha pasión, el Coaching puede ser aplicado, en este caso, para deportistas, entrenadores o para equipos y el resultado que se busca siempre desencadena en una frase, “sacar lo mejor de ti o de tus dirigidos”

 

Navegando por el blog Coaching para Entrenadores encontramos este gran post escrito por ella, que les presentamos a continuación.

 

// < ![CDATA[
//

 

Elaia Torrontegi_IMG_2731“Ya está, se acabó, hasta aquí hemos llegado.”

Recuerdo soltarme el casco y que el tiempo se detuvo por unos segundos: ante mis ojos volvía a perder en cuartos de final contra la misma coreana de hacía dos años, contra la que nuevamente sería campeona del mundo este año…

“Campeona del mundo… ¿no era eso lo que se supone que venía a hacer yo aquí?”

Un reto así no es algo que surja de la noche a la mañana, no es algo que pueda lograrse de manera fácil y rápida, no al menos para la mayoría de los mortales. Los que compartisteis el post de “La fuerza de la visión” ya sabéis a que me refiero. El sueño se crea en tu interior, se forja a fuego lento y resulta tan motivante, que una vez te pones a caminarlo pueden pasar años y años mientras sigues luchando por conseguirlo. Cuando uno se plantea un reto tan grande, la implicación y la exigencia son máximas, son entrega y trabajo diarios unidos a una extraordinaria fuerza de voluntad y motivación intrínsecas.

¿Qué pasa entonces? Cuando tras tanto entregarte y luchar, en el día X en el momento Y, no logras alcanzar tus objetivos? No voy a engañaros: Duele. No alcanzar algo viendo tan cerca la oportunidad de conseguirlo es tremendamente doloroso. Pero mentiría si escribo que todo lo entregado fue para nada, que sólo hubo dolor y sentimiento de vacío. Lo hubo, sí, y mucho. Tardé semanas en deshacerme de esos sentimientos y meses en ver de nuevo los combates grabados. Pero sería muy injusto para mi persona limitarme a esa verdad, a esa perspectiva. Sería como limitar la experiencia vivida a un mero resultado final que tan siquiera dependía de mí exclusivamente.

En cambio, durante el tiempo que estuve luchando por llegar a ese objetivo, descubrí una competidora con capacidades esenciales, entre otras:

  1. Disciplina: que me ayudó a seguir a diario con mi plan de acción, entrenamientos, nutrición, táctica e.t.c hacia mi objetivo.
  2. Voluntad: que me llevó a continuar trabajando cuando la falta de oxígeno en los entrenos de altitud hacía mella en mí.
  3. Calma: para sobrellevar la rotura de fibras sufrida dos semanas antes del campeonato.
  4. Ilusión: para afrontar de forma positiva los días en los que la fatiga se acumulaba y pesaba en los entrenamientos.
  5. Compañerismo: animando y siendo animada por los y las [email protected] del equipo, ayudando y compartiendo tanto malas como buenas sensaciones.
  6. Tenacidad: para lograr trabajar puntos débiles, corregir errores, afianzar aspectos positivos.
  7. Humildad: para aprender de los y las mejores deportistas, mis [email protected] de equipo, así como entrenadores/as.
  8. Fuerza: para ir superando cada uno de los obstáculos que se me presentaban en el camino, dentro y fuera del entrenamiento.
  9. Concentración: para lograr que noticias y factores externos, delicados aspectos personales, no influyeran en la calidad de mis entrenos.
  10. Motivación: para levantarme cada mañana con energía y ganas de afrontar, de aprender, de mejorar, de convertirme en merecedora de esa medalla.

Sería injusto escribir que tras tanta y tanta entrega me volví con las manos vacías, porque cuando trabajas duro para lograr un gran objetivo, independientemente de conseguirlo o no, la transformación que sufres, esa nueva versión que creas de ti mism@, te coloca en un nivel superior al que estabas antes de ese reto. Y es que para lograr retos distintos y mayores, es necesario crear un yo distinto, una nueva y mejorada versión de ti que te asegurará cambios en todas las áreas de tu vida, no sólo en la deportiva.

Este post no trata de ganar o perder, no trata de dónde llegas cuando la medalla cuelga de tu cuello o hasta donde caes cuando no la consigues. La cuestión aquí no es si logras o no alcanzar el sueño deseado, el campeonato, lo que sea!! La verdadera cuestión es en quién te conviertes durante el proceso hasta enfrentarte a tu sueño.

 

Elaia Torrontegi, TCE

 

 

Equipo masTaekwondo.com

[email protected]

www.masTaekwondo.com

 

© Copyright 2003-2014 masTaekwondo.com – Todos los Derechos Reservados.

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este Sitio Web sin la expresa autorización de masTaekwondo.com

masTaekwondo.com es una Marca Registrada

 

Deja tu comentario!

En cambio, durante el tiempo que estuve luchando por llegar a ese objetivo, descubrí una competidora con capacidades esenciales, entre otras:

Disciplina: que me ayudó a seguir a diario con mi plan de acción, entrenamientos, nutrición, táctica e.t.c hacia mi objetivo.
Voluntad: que me llevó a continuar trabajando cuando la falta de oxígeno en los entrenos de altitud hacía mella en mí.
Calma: para sobrellevar la rotura de fibras sufrida dos semanas antes del campeonato.
Ilusión: para afrontar de forma positiva los días en los que la fatiga se acumulaba y pesaba en los entrenamientos.
Compañerismo: animando y siendo animada por los y las [email protected] del equipo, ayudando y compartiendo tanto malas como buenas sensaciones.
Tenacidad: para lograr trabajar puntos débiles, corregir errores, afianzar aspectos positivos.
Humildad: para aprender de los y las mejores deportistas, mis [email protected] de equipo, así como entrenadores/as.
Fuerza: para ir superando cada uno de los obstáculos que se me presentaban en el camino, dentro y fuera del entrenamiento.
Concentración: para lograr que noticias y factores externos, delicados aspectos personales, no influyeran en la calidad de mis entrenos.
Motivación: para levantarme cada mañana con energía y ganas de afrontar, de aprender, de mejorar, de convertirme en merecedora de esa medalla.