ENTREVISTA EXCLUSIVA5

Juan Antonio Ramos: “Quiero llegar a ser uno de los mejores entrenadores del mundo”

España - 2012/09/03 - El español Juan Antonio Ramos tuvo durante los Juegos Olímpicos de Londres, unos días que serán muy difíciles de olvidar: Su esposa alcanzó la medalla al igual que las dos deportistas de Francia y su dirigido de Gabón.


 

Juan Antonio Ramos, conocido y llamado por su círculo íntimo simplemente como Ramos, fue dos veces Campeón Mundial y tres de Europa, tuvo la oportunidad de participar en dos Juegos Olímpicos (Atenas 2004 y Beijing 2008), pero podemos decir que la fortuna no estuvo de su lado y en ambas oportunidades quedó cerca de la medalla pero no pudo subir al podio, algo que Ramos nunca pudo digerir y es muy memorable cuando los medios españoles lo entrevistaban apenas acababa de quedar eliminado en Beijing y recordando a su fallecido padre en medio del llanto lanzó: “¡La Vida es una Mierda!”

Los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 marcaron el final de la carrera como competidor de Ramos y al año siguiente comenzó a trabajar como entrenador nacional, primero en Costa Rica y posteriormente en Francia.

A los Juegos Olímpicos de Londres llegó como técnico de Ahthony Obame de Gabón, quien trabajó con él en Francia y previo a la cita olímpica hizo la puesta a punto en el CAR de Sant Cugat, Barcelona, España. Obame llegó hasta la final dejando en el camino a Samoa, Cuba y nada menos que a Bahri Tanrikulu de Turquía en semifinal, entregándole a este país de África la primera presea olímpica de toda su historia deportiva.

A este gran resultado como técnico hay que sumar que las francesas Marlene Harnois (-57 Kg.) que se colgó el bronce y Anne-Caroline Graffe (+67 Kg.) quien se consagró Sub Campeona Olímpica.

Si bien podemos decir que el Bi Campeón del Mundo ganó por dos partes (Francia y Gabón) sería una irresponsabilidad olvidar a su esposa: Brigitte Yagüe (España -49 Kg.), quien después de ganar tres Campeonatos del Mundo y cuatro de Europa, al igual que a Ramos, tampoco se le había dado el poder subir al podio olímpico, pero en Londres pudo morder la presea de plata.

Todos lo vieron a Juan Antonio Ramos casi enloquecer cuando Ahthony Obame le ganaba al turco Bahri Tanrikulu y de esa manera aseguraba la primera medalla de la historia del deporte para Gabón y por eso decidimos hablar directamente con él, para que nos cuente sus sensaciones.

 

Hola Ramos, una vez más te agradezco mucho que nos atiendas para esta nota, quería felicitarte por estos juegos maravillosos para ti y recuerdo que hace 5 meses nos decías en una entrevista que: “No pensaba que me adaptaría tan pronto a la función de entrenador” Hoy después de conseguir meterte brillantemente como técnico en una final olímpica ¿Qué puedes decir al respecto?

La verdad es que sigo pensando lo mismo, que gracias a dios me he adaptado rápidamente al trabajo de entrenador y que con mucho trabajo y suerte hemos conseguido un grandísimo resultado. Pero esto no termina aquí, yo quiero seguir mejorando y llegar a ser algún día uno de los mejores entrenadores del mundo, y para conseguirlo tengo que seguir trabajando mucho y siempre con mucha humildad.

 

Te vi trabajar las semanas previas a los Juegos Olímpicos en el CAR de Barcelona ¿Qué nos puedes contar del trabajo que realizaste con Anthony?

Pues después de todo el año trabajando en el Insep de Paris, con el Preparador Físico Yann, y el entrenador técnico compañero mio, Ludovic Vo. En Barcelona continuamos con un gran trabajo físico tanto muscular, como de carrera. Después en el apartado técnico trabajamos muchos asaltos al mit y al pao, trabajo táctico con análisis de video, y combates con sparrings (Jon García, Raúl, Nico, Cho).

 

Tú nos dijiste que estabas seguro que se podía ganar esa medalla ¿Realmente estabas tan seguro? ¿Por qué?

Yo creo que cualquier persona que consigue llegar a unos Juegos Olímpicos después de lo difícil que es en nuestro deporte poder clasificar, es capaz de conseguir una medalla. Por la parte que me toca, Anthony estaba progresando muy rápidamente, tanto en los entrenamientos como en sus resultados en campeonatos. Hay que saber que Anthony llegó a Francia en enero de 2011, hasta entonces no había realizado ningún campeonato internacional. Esto es lo único que a mi me daba un poco de miedo, la poca experiencia en campeonatos importantes, pero yo casi cada día lo preparaba mentalmente para este gran día y Anthony salió bien y eso me alegró mucho. No todo el mundo lleva bien la presión de un campeonato tan importante.

 

Es la primera medalla en Juegos Olímpicos de Gabón en cualquier deporte ¿Qué significará esto, para el deporte de ese país, para Anthony y lógicamente para ti? ¿Tendrán algún reconocimiento?

La verdad que es algo increíble y súper bonito que por fin un país pequeño, ya que solamente tiene un millón y medio de habitantes, consiga una medalla olímpica. Para Anthony supongo que le cambiará la vida en su país, pero estoy seguro que seguirá siendo la misma persona que antes, con las mismas o más ganas de entrenar y progresar en este bonito deporte, ya que es una persona que tiene unos valores que para este deporte son imprescindibles, súper trabajador, humilde e inteligente. Para mi es lo más importante.

Y para mi esto me da aún más ganas de seguir trabajando y progresando en este deporte como entrenador.

Ya hemos tenido el reconocimiento de todo el país, la semana pasada estuvimos unos días en Gabón, con un grandísimo recibimiento, con muchísimas personas y personalidades. Tuvimos muchos actos y recepciones en el cual conocimos al presidente del país, fue algo increíble y bonito de ver como todo un país se vuelca con un atleta.

 

Cuando le ganan a Bahri Tanrikulu parecías haber entrado en trance o que algún extraño demonio entraba en tu cuerpo, jajaja. ¿Qué sentiste en ese momento? ¿Qué fue lo primero que te vino a la mente?

Fue una sensación increíble, un sueño que yo no pude conseguir como competidor, pero si de entrenador y sobre todo por lo que significaba para Anthony y para su país. Realmente no me acuerdo que es lo primero que me vino a la mente solamente decía que: “La que hemos liado Anthony” jajaja.

 

 

Continuando con los golpes emocionales me gustaría preguntarte: ¿qué hiciste cuando Brigitte le mete en los últimos segundos el mondolio en la cabeza a la tailandesa y asegura la medalla?

La verdad pegue un salto increíble, pero aún no habíamos asegurado el combate estaba empate, después Brigitte le metió un puño y se puso un punto por encima, pero aún faltaba unos segundos, pero cuando terminó salté sobre la primera persona que estaba al lado mío y me puse a llorar de la emoción. Era el sueño de los dos hecho realidad por fin. Solamente nosotros sabemos como nos ha costado conseguirlo, la sensación fue increíble.

 

Al ganar ese combate ella se acerca a ti y te abraza ¿Se puede saber que fue lo primero que se dijeron?

Yo le dije que era la mejor, que sabía que podía hacerlo y que por fin lo había conseguido, todo eso llorando como madalenas jajajaj… ¡Una Pasada Claudio! Pero rápidamente le dije que aún faltaba un combate que era vital. Tanto ella como yo queríamos el oro, nunca nos conformamos con menos, pero esta vez no pudo ser, y nos quedamos con la plata. Pero estoy igualmente contentísimo.

 

El primer día tu esposa gana la medalla que le faltaba, al otro día Francia (el equipo para el que trabajas) alcanza la primera medalla de las dos posibles, el sábado Francia vuelve a subir al podio y tú te consagras como entrenador al llevar a Gabón a una medalla histórica, ¿Habías imaginado unos Juegos Olímpicos así?

Realmente si lo imaginas, pero piensas que es algo imposible. Todo salió casi perfecto y aparte de muchísimo trabajo hay que tener suerte, como he dicho antes y en estos Juegos la hemos tenido. Hay que saber que todo el mundo trabajó muchísimo y no lo consiguen, por eso quiero hacer una mención importante a todos los competidores, entrenadores y directivos que tanto han trabajado y no han conseguido esa gran medalla. Enhorabuena por ese gran trabajo que no ha podido ser reflejado en los resultados pero que ha estado ahí.

 

Brigitte ya nos dio la primicia que en diciembre buscarían un hijo pero no te lo habíamos preguntado a ti ¿nos confirmas que se viene él o la Ramos Yagüe?

Por ganas no será, como siempre digo yo en todo, sin prisas pero sin pausa, jajajaj… pero si tengo unas grandísimas ganas de ser papa. Me gustaría niña porque mi papa, que en paz descanse, y mi mama, siempre quisieron tener una niña y tuvieron dos hijos, por esa razón me gustaría, pero lo que tengamos que salga con salud.

 

Has pasado grandes momentos y también broncas y frustraciones, si tuvieras que elegir tres momentos en tu vida (deportiva o no) que te hayan marcado ¿Cuál serían?

La muerte de mi padre.

La decepción de los Juegos Olímpicos de Beijing

Mi boda

Y espero en un futuro próximo el nacimiento de mi primer hijo Ramos Yagüe. Aunque ese será un cuarto. Jajajaj

 

Recordando un momento al que personalmente considero de los injustos de este deporte y me hizo estremecer cuando te escuche, te pregunto hoy después de cuatro años: ¿La vida sigue siendo una mierda?

Ese momento la vida fue una grandísima mierda, y muchas veces durante la vida también lo piensas. Pero por otro lado si te pones a pensar en un niño o familias que hay en todo el mundo sin trabajo, sin comida, en la calle, sin nada, sin poderles dar un trozo de pan a sus hijos y encima cuando te miran te dan una sonrisa, piensas que esa gente si lo estará pensando, que tienen una vida de mierda y aun así sonríen a la vida. Yo gracias a dios no me puedo quejar, tengo una mujer maravillosa y una familia increíble, unos amigos fabulosos, por ahora tengo salud y trabajo, que como está la vida hoy en día es como si te tocara la lotería y encima disfruto mucho todo lo que me da la vida. Hay que intentar ser feliz con lo que la vida nos da, aunque a veces sea una mierda. Jajajaja.

 

Ramos muchas gracias por tu tiempo y que sigan los éxitos.

Claudio te agradezco a ti y a todo el equipo de masTaekwondo.com por todo vuestro trabajo y amistad, a Ireno Fargas porque fue el primero que creyó en mi como entrenador, a Philippe Bouedo y la Federación Francesa de Taekwondo, que me dejó y confió en mi para estar con Anthony en los Juegos Olímpicos, a la Federación Nacional de Gabón y a su presidente Samuel. Y por supuesto a todas las personas que han confiado en mí y quizás me olvido de nombrar. Lógicamente muy especialmente a mi mujer Brigitte, que siempre ha estado apoyándome en todo lo que he hecho.

 

 

Claudio Aranda, Exclusivo masTaekwondo.com

www.masTaekwondo.com

[email protected]

 

Deja tu comentario!

Que buena entrevista. Felicitaciones a Ramos y a Briguite, dos grandes de verdad, su hijo será un semidios. jjajja

Ramos es un tipo que nació para ganar en todo lo que hace. Su vida es así, es un peleador natural. Todo lo que haga lo va a hacer buscando la victoria. Un ejemplo de Campeón.