TAEKWONDO PARA LA INCLUSIÓN6

La historia de Jhormary

En esta nueva sección de masTaekwondo.com, se dará a conocer al mundo grandes historias de superación y perseverancia, que tienen como protagonistas a personas muy especiales.


En estas historias que iremos conociendo, podremos apreciar la participación social del Taekwondo y como ha servido de herramienta fundamental en la labor de la inclusión de las personas con capacidades diferentes dentro de la sociedad.

Nuestra primera historia es la de Jhormary Rojas Córdoba y su mamá Irma, quienes viven en Colombia y han encontrado en el Taekwondo una esperanza hacia una mejor calidad de vida.

 

// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
//
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
//

 

 

Un gusto saludarte Irma, quisiéramos que nos cuentes un poco acerca de Jhormary, ¿cuál es la afección que padece?

Las patologías y afecciones diagnosticadas a Jhormary en su gran mayoría son de carácter irreversible, las que originaron que su estado de salud en diversas oportunidades fuese muy complicado, se sometiera a diversos procedimientos quirúrgicos y requiriera de muchísimas dosis permanentes de medicamentos, y de otra parte, conllevaron a que los Organismos Médicos le determinaran desde años atrás, una incapacidad absoluta y permanente, y hoy en día son: Síndrome de Turner, Epilepsia, Psoriasis, Rosácea, Ezcematide, Osteoporosis, Escoliosis, Artrosis, Hipotiroidismo y Hemimegalencefalia. Adicional a lo anterior cuenta con: Retardo Mental Moderado, Endotropia Acomodativa, Paladar Hendido, Bocio, Nódulo Sólido en la Tiroides, Angioqueratoma y Asimetría Corporal Considerable.

 

¿Hace cuanto que Jhormary practica Taekwondo y cómo fue ese primer encuentro con el deporte?

Hace 7 años y 6 meses que Jhormary practica Taekwondo. Mi sobrino que para esa época contaba con casi 8 años de edad, fue inscrito a un curso vacacional de Taekwondo al finalizar el año escolar, y en aras de lograr que Jhormary saliera de la casa, en una época en que su salud estaba bastante deteriorada y su estado psicológico era muy crítico, organizamos que ella fuera a la Academia, lo acompañara y se esperara allí, para recogerlos al regreso de mi jornada laboral. Dios la puso en ese lugar, pues repentinamente y por decisión propia, en muy poco tiempo se inició en el aprendizaje, estudio y práctica del Taekwondo.

 

¿Qué cambios has observado en su calidad de vida, a partir de que comenzó con el Taekwondo?

Una vez se inicia Jhormary en el Taekwondo, increíblemente empieza a cambiar favorablemente y su salud mejora en forma inimaginable. El consumo de tantos medicamentos y las visitas permanentes a los Centros Médicos y Hospitales disminuyen considerablemente, permitiéndole tener mejor calidad de vida y disfrutarla, desempeñarse y compartir, superar muchos temores y miedos, y encontrar la felicidad en lo que hace; así como integrarse a la Sociedad, la que en muchos de los casos, complica la situación al encontrarse acostumbrada a hacer más grandes las diferencias de personas como mi Hija.

El Taekwondo se convirtió para Jhormary en parte integral, especial y fundamental de su vida, obteniendo lo que por muchísimos años no fue posible. Pese a asistir en algunas épocas a terapias: Física, Lenguaje y Sicológica, hasta 9 sesiones a la semana, porque así lo consideraban los Profesionales de la Medicina, nunca se lograron algunas cosas que para nosotros son muy sencillas, por ejemplo: Diferenciar derecha – izquierda, diferencia que ahora conoce e identifica; así mismo, era complicado entenderla en su habla, por diversas razones relacionadas con su desarrollo y otras deficiencias físicas con las que cuenta, su lenguaje era disártico y silábico, pero su habla cambio, se expresa y dialoga, dándose a entender; tampoco le era posible amarrar los cordones de los zapatos, hace un poco más de 7 años lo realiza; siempre iba de la mano por su inestabilidad y falta de equilibrio, la escasa visión y el temor de caer y sufrir una fractura, ahora nos da la mano a muchos de nosotros, y puede subir a un ascensor, transportarse por una escalera automática, cruzar un puente peatonal o subir las escaleras de los edificios, llegando incluso a practicar rapel; y qué decir de los cambios en su atención, coordinación, concentración y memoria.

Siempre quiso Jhormary aprender a tocar violín, hace aproximadamente 11 años se intentó, recibió muchas clases y ni siquiera pudo interpretar “Feliz Cumpleaños”; después de iniciarse en el Taekwondo obtuvo resultados maravillosos con las clases de música y violín.

Estas son algunas de las fabulosas cosas que Jhormary ha alcanzado con el Taekwondo, las que nunca fueron posibles pese a las indicaciones médicas, terapéuticas y los recomendados “Centros Expertos” en la llamada y clasificada “Educación Especial”. Se le ha dado la oportunidad de compartir e integrarse a varios ambientes donde se viene rompiendo el esquema de generarse temor de convivir con las personas que piensan y caminan en forma diferente a nosotros, que estudian áreas que creíamos imposibles, donde la Escuela, la Familia y los Maestros, así lo contemplen, y el resto de la Sociedad así lo entienda, no encuadrando a personas como Jhormary, en lo que nosotros, supuestamente los normales, así consideramos.

 

Sabemos que Jhormary ha incursionado en el ámbito competitivo, haciéndolo dentro de la modalidad de poomsae, cuéntame un poco acerca de sus participaciones en campeonatos de Taekwondo.

Hasta hace aproximadamente 11 meses nunca se contempló la posibilidad de que Jhormary participara en un evento de Taekwondo a nivel competitivo, pues siempre considere que el reto y la competencia era consigo misma, dadas sus condiciones; máxime cuando durante varios años intente aquí en mi país que realizara presentaciones de Taekwondo en eventos hechos para personas en condición especial, a fin de dar a conocer otra opción como medio de recuperación y que nunca se contempla, en razón a la experiencia propia y los beneficios que Jhormary estaba obteniendo, así como los cambios favorables presentados, sin lograr que se tomara por los organizadores interés alguno para ello.

La viabilidad de incursionar en el ámbito competitivo tan solo sucedió después de ingresar a la Escuela de la Liga de Taekwondo de Bogotá. Perseverando siempre en el proceso de inclusión a fin de que se acepten las diferencias y se realice el trato equitativo, pretendiendo igualmente realizar aporte para minimizar las barreras y favorecer que se acoja la diversidad, máxime cuando la heterogeneidad constituye un valor; y de otra parte, dada su entrega al Taekwondo y muy seguros de obtener buenos resultados, nos propusimos con Jeferson, su hermano mellizo, quien siempre nos ha apoyado, que Jhormary hiciera parte en torneos convencionales, no hechos para personas con capacidades diferentes, conociendo hoy en día que ha sido la única persona en condición especial en participar en ellos, habiendo logrado desde el pasado mes de noviembre, fecha en que por primera vez participó en un evento, en la respectiva categoría en poomsaes, los resultados que a continuación se registran:

 

– Noviembre 19/2011, Copa Navidad 2011 – Bogotá: Medalla de Oro.

– Febrero 4/2012, VI Festival Internacional de Cintas Negras México 2012 – Aguascalientes: Medalla de Oro.

– Abril 20/2012, II Campeonato Distrital Puntuable 2012 – Bogotá: Medalla de Oro.

– Junio 3/2012, Torneo Abierto de Tae Kwon Do – Ji Do Kwan México 2012 Zacatecas: Medalla de Plata.

– Junio 10/2012, VIII Copa ICA México 2012 – Apaseo el Grande: Medalla de Oro.

– Julio 29/2012, VII Cheetah´s Open de Taekwondo 2012 – El Salvador: Trofeo al Primer Puesto.

– Agosto 17/2012, IV Copa Internacional Ciudad de Bogotá 2012: Medalla de Oro.

 

 

Irma, como mamá, ¿recomiendas la práctica del Taekwondo para personas con capacidades diferentes?

La tarea asumida no es fácil, pues desconocemos el mejor camino, pero al ser éste descubierto, es indispensable apoyarlo y por supuesto promocionar lo experimentado, situación que nos obliga permanentemente a comprometernos y aceptar retos, en aras de que muchas más personas logren beneficiarse.

Como podrá entenderse de lo hasta aquí manifestado, y pese a que no existe una certificación médica que determine que el aprendizaje, estudio y práctica del Taekwondo realizados por Jhormary siempre con esfuerzo, disciplina, interés y dedicación, sea lo más indicado para ella, precisamente porque se desconoce un programa y método que ha dado excelentes resultados con mi Hija, y que se ha venido realizando y ajustando conforme a sus necesidades y requerimientos, presentando diversos cambios que han transformado su vida y por supuesto la de su Familia; sin dudarlo en ningún momento, como mamá: RECOMIENDO LA PRÁCTICA DEL TAEKWONDO PARA PERSONAS CON CAPACIDADES DIFERENTES.

 

Esta pregunta es directamente para Jhormary, ¿Qué es lo que más te gusta del Taekwondo?

Lo que más me gusta del Taekwondo es que uno gana concentración y coordinación, y me ha ayudado mucho a estar mejor de salud. Y al estar entrenado he podido hacer cosas que antes no hacía sola. Me encanta enseñar las poomsaes que me gustan mucho, y con ellas he podido competir, hacerme conocer y recibir el cariño de la gente, especialmente en el exterior. Y lograr después de mucho tiempo de insistir, que mi Mamá ahora lo practique y haya competido hace una semana”.

 

¿Cuál fue el recuerdo más gratificante que les ha dejado el Taekwondo?

El recuerdo más gratificante que le ha dado el Taekwondo a Jhormary, es el recibir aceptación y apoyo incondicional en México por parte de varias personas nacidas allí, entre ellas, el Maestro Juan Alfredo Martínez Andrade, quien se convirtió en su Instructor y Consejero; así como el haber recibido la misma aceptación y respeto en El Salvador, venidera de muchísimas personas que tuvo la oportunidad de conocer. Igualmente, los reconocimientos que le fueron realizados el pasado 28 de julio en el acto inaugural VII Cheetah´s Open de Taekwondo 2012 celebrado en dicho País, sintiéndose en dichos Países: Respetada, querida y apreciada.

Jeferson considera que el recuerdo más gratificante que le ha dado el Taekwondo son los viajes que ha realizado Jhormary en el presente año a México y El Salvador, en donde en igualdad de condiciones ha podido competir en lo que más le gusta: Las Figuras o Formas.

Para mí los recuerdos gratificantes que me ha dado el Taekwondo, son muchos y realmente no acabaría de enunciarlos. Lo que no tiene precio alguno es ver y sentir a Jhormary vivir feliz y saludable, es maravilloso y con ello se tiene todo; el hecho que realice actividades, labores y tareas que aparentemente eran imposibles, es muy emocionante, máxime cuando entre las recomendaciones médicas se hizo la siguiente “ella ni siquiera puede trotar” o se me dijo “no podrá estudiar” – “lo mejor es tenerla interna en una Institución”. El recibir cada uno de sus cinturones, después de aprobados los exámenes, fue extraordinario, pero colocársele ese Negro – Primer Dan, y muy recientemente habérsele entregado los resultados del examen presentado por Jhormary para Segundo Dan y su correspondiente cinta, tan anhelados por ella, fue muy gratificante; pero ese cambio de actitud y la seguridad con que se paro sola, espero las órdenes y presento su examen para Segundo Dan en México ante 4 Jueces, el Maestro Juan Alfredo, los Compañeros de Clase y los Espectadores que allí se encontraban, fue extraordinariamente increíble, admirable y maravilloso.

 

Irma, de acuerdo a la gran experiencia que has obtenido al guiar a tu hija en este notable camino, ¿qué mensaje quisieras dejar, no solo a los practicantes de taekwondo sino a toda la sociedad en si?

No podría aquí dejar pasar por desapercibido, que por lo vivido y experimentado, con Jeferson tenemos muy claro al lado de Jhormary, que antes de enseñar a leer y escribir, como nosotros así lo entendemos y damos por aceptado que es la única forma, en razón a lo diseñado con una sola lógica, dentro de las reglas que la Sociedad construyó, debemos permitir que las personas con capacidades diferentes siempre se comuniquen, en un reconocimiento de la diversidad humana, pues son personas con potencialidades y formas diversas de acceder al mundo, capacidades, deseos de vivir, de superarse y desarrollarse, y requieren de la interacción social, de acuerdo con sus condiciones. No es pensar exclusivamente en personas con discapacidad, sino dedicarse a descubrir la forma de poder desarrollar sus potencialidades desconocidas. Y en Jhormary ese resultado se ha obtenido a través del Taekwondo.

Es estar nosotros como Familia, permanentemente vinculados, orientar nuestro trabajo, interés y dedicación, para apoyar acciones en beneficio de las personas cuya labor y desempeño, por diferentes circunstancias de la vida, requieren de nuestra mayor atención, ya que muchas veces, por nuestro egoísmo y desconocimiento, no las entendemos. Es indispensable abrir la mente para poder aprender de quien nosotros consideramos discapacitado, porque somos nosotros los incapaces de comprenderlos a ellos, de entender porque actúan y piensan diferente, lo que nos obliga a ver la vida en otra forma, aquella que para personas como Jhormary es más hermosa, transparente, descomplicada y que busca la felicidad, aquella felicidad que nosotros, pese a nuestra intrincada forma de pensar, raramente podemos descubrir y alcanzar.

 

Muchas gracias a las dos por permitirnos dar a conocer esta historia, que sin lugar a dudas es un ejemplo de vida, superación y perseverancia; una verdadera inspiración para todos aquellos que nos dedicamos a este hermoso arte marcial y deporte.

Agradezco la oportunidad que nos otorga, especialmente por la experiencia de vida que tenemos para compartir. Hemos intentado durante varios años dar a conocer los maravillosos beneficios del aprendizaje, estudio y práctica del Taekwondo, cuando se realiza con entrega, amor, dedicación y pertenencia; pero para nosotros ha sido bien complicado.

Considero que ello se ha convertido en una obligación social que especialmente tengo, pues podrán beneficiarse muchos Seres que lo necesitan. Por ello gradezco de corazón la presente.

Con Jeferson hemos manifestado a Jhormary que continúe con paso firme, atención, constancia, rigor y rectitud por el camino que eligió, y le damos las gracias por todo lo que nos has permitido vivir, aprender, compartir y disfrutar, pues consideramos que ella es la Bendición de Dios, ese Ser Maravilloso que nos ha entregado por compañía, para que una vez entendiéndola, alcancemos igualmente la Felicidad.

 

 

 

Matías Rojas, Exclusivo masTaekwondo.com

www.masTaekwondo.com

[email protected]

 

>>> más Historias <<<

 

 

© Copyright 2003-2012 masTaekwondo.com – Todos los Derechos Reservados.

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este Sitio Web sin la expresa autorización de masTaekwondo.com

masTaekwondo.com es una Marca Registrada

 

Deja tu comentario!

No deja de emocionarme su Historia, de como el taekwondo le cambió su vida y el gran apoyo que recibe de su mamá Irma y su hermano mellizo Jeferson, es un honor el haberlas conocido

FELICITACIONES FAMILIA…DIOS LOS BENDIGA YO SE QUE EL TAEKWONDO ES UN DEPORTE QUE UNE A LAS FAMILIAS EN TODO MOMENTO Y EN TODOAS LAS CIRCUNSTANCIAS DE LA VIDA…

Excelente este ejemplo de vida y superacion ante una adversidad muy grande. Felicitaciones a esta campeona de la vida. nos da animo a muchos que por una simple lesion pensamos en el retiro.