EL SEMANARIO DEL FAUNO113

Calificaciones y castigos

México - 2011/11/30 - Cuando estaba en la secundaria, mis papás solían amenazarme con castigarme no dejándome ir a mis clases de Taekwondo si sacaba malas calificaciones….


Cuando estaba en la secundaria, mis papás solían amenazarme con castigarme no dejándome ir a mis clases de Taekwondo si sacaba malas calificaciones. ¿Qué clase de padres desnaturalizados serían capaces de realizar semejante atrocidad? Pues los míos (Así es, señor y señora Pérez, no se me ha olvidado, eh). Debo mencionar que mis papás eran del tipo de los que nos premiaban si sacábamos buenas calificaciones (De ocho para arriba), pero también nos reprendían si se encontraban algún siete perdido por ahí (En mi escuela el rango de calificación era de 0-10, donde 5 era calificación reprobatoria)… Y siempre cumplían: una vez saqué puro diez en el total de las materias, pero la malvada maestra me puso CINCO en conducta (Desgraciada), razón por la cuál fui recluido en las mazmorras de mi domicilio durante cuarenta días y cuarenta noches sin poder ver la luz del sol y alimentándome de las ratas y grillos que ahí habitaban.

Había una razón por la cuál mis progenitores inmiscuían el Taekwondo con asuntos escolares (Además de por gachos): sabían perfectamente que era la única forma de mantenerme concentrado en la escuela; esto porque a esa edad yo no salía, no compraba nada, mis conflictos existenciales eran prácticamente nulos, no comía en la calle, casi no veía la tele, no tenía internet, mi Nintendo llevaba una década descompuesto y nunca me daban “domingo” (Ahora que lo pienso creo que sigo en la secundaria), así que no había otra cosa con la cuál me pudieran amedrentar académicamente. Sabían perfectamente que si me decían que me iban a sacar de mis clases de inglés si obtenía malas notas, el mes entrante les iba entregar una boleta con más marcas rojas de las que hay en la cara de un adolescente de rasgos nórdicos con fuertes problemas de acné.

No me puedo quejar, la vida me ha dotado siempre de la suerte necesaria para poder sobrellevar mis cursos escolares sin mayor problema que el de decidir de qué color va ser la pluma con la que voy a escribir en el semestre en curso. Además, siempre creí que esas apocalípticas frases de mis padres eran un mero chantaje.

Un día como cualquier otro nos entregaron boletas en la escuela y… ¡SURPRISE! Tenía varios sietes, un cinco y creo que un seis por ahí regado. Mi primera reacción fue comerme ese papel para que no quedara rastro de aquella barbaridad. Después tuve una idea de esas que son dignas de haber sido concebidas por Isaac Newton: Esconder la boleta, hacerme el tonto y antes de irme a dormir dejarla sobre el escritorio de mi padre para que la firmara y al otro día nada más tomarla de la mesa para poder entregarla de vuelta en el colegio sin ver la cara que iba poner mi papá cuando se diera cuenta de que su inversión mensual en educación para su hijo había sido desperdiciada de una manera deprimente en ese periodo. Era un plan genial, ¿Qué podía salir mal?

Llegando a mi casa le comenté el plan a mi hermana (Que también había recibido boleta y le había ido peor que a mí) y estuvo totalmente de acuerdo en ejecutarlo. Nos sentamos a comer como si nada y cuando llegó mi papá en vez de “Buenas tardes” nos dijo: “¿Y qué? ¿Cuándo les entregan las boletas?”… Me derrumbé. La genialidad de mi plan había sido deshecha en un segundo por una corazonada bastante inoportuna de parte de mi señor padre. No hubo más alternativa que entregarle lo que había pedido, cerrar los ojos e ir a buscar el bote de vaselina más cercano (El que entendió, entendió).

Mi castigo por el chistecito de las calificaciones fue el peor que pude haber imaginado (Palabras más, palabras menos): “No vuelves a poner un pie en tus chingadas clases de ‘karate’ [Así dijo] hasta que me traigas buenas calificaciones”.

Nunca supe cómo debía de tomar aquello, así que hice lo que cualquier practicante en sus desesperados cabales haría: encerrarme en mi cuarto, escaparme por la ventana, agarrar la bici, pedalear cinco kilómetros hasta mi doyang y entrenar como si nada estuviera pasando. Dicho procedimiento lo repetía todas las tardes con éxito y sin que nadie se diera cuenta.

Un día, y sigo sin saber por qué, mi mamá llego al doyang justo a la hora de la clase. La sorpresa de ambos al vernos ahí sólo se puede comparar con lo que siente alguna top model de fama internacional cuando descubre que hay un video pornográfico suyo circulando por la red y sin censura. Yo estaba seguro que mi carrera como taekwondoín había terminado en ese preciso momento. Para mi sorpresa, no pasó nada.

Hoy día sigo sin saber qué rayos hacía mi madre ahí aquella tarde, pero ese encuentro sirvió para que se diera cuenta de que el Taekwondo no era solamente una actividad extraescolar más, sino que se había convertido en todo un estilo de vida para mí.

Estoy seguro que dentro de esta historia debe haber alguna especie de moraleja, descúbranla. Yo sólo les puedo dar un par de consejos: papás, no le quiten el Taekwondo a sus hijos, puede que estén cometiendo un muy grave error; hijos: échenle ganas a la escuela, no sean tontos.

Estoy seguro de que tú conoces alguna historia similar, ¿No es cierto? Deberías contarnos.

Por cierto, de ninguna manera me perdonaron el castigo (Ni que tuviera tanta suerte), simplemente lo trasmutaron por otro que se les ocurrió después. Pero esa es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión…

.

.

@ChavaPerezFauno

facebook.com/mocosatodos

 

Exclusivo. Equipo masTaekwondo.com

www.masTaekwondo.com

[email protected]

Deja tu comentario!

Pero eso es fácil al sacarle las clases lo haces responsable delante de otros de su mal desempeño siempre y cuando sea por no estudiar ya que hay muchos factores que pueden influir …asta el estrés de un entrenamiento puede generar eso en la escuela

Nosotros tenemos un hijo de 6 años practicando taekwondo.. y decidimos que los castigos serían TV o cualquier otra cosa que no esté relacionada con deporte .. la actividad física no debe ser objeto de castigo.

casualmente el sab pasado le dije a mi hijo de 8 un dia antes del torneo que si no le echaba ganas iba a tenr que sacarlo de las clases y no ibamos al torneo, se puso a llorar como bebe, no crei que fuera asi de importante para el por su eddad, pero ahora que reflexiono creelo que ni yo me salgo de mis clases de taekwondo, saludos desde cd juarez

Jajajajjaja sip… Y trataba de hacer todo bien para poder ir jajajaja esos recuerdos me ponia a llorar por ir a berinchar jaajaja mi mama con eso tiene el PODER de MANIPULACION sobre MI jajajaja …

Yo solo tengo una cosa que decir..

Que onda con el Chileno que escribe publicaciones atrás.. Ya denle su columna también no?.

Por su atención.. Gracias!

(Felicidades por la Notas al Fauno)

Yo soy papá de taekwondoka y lo último que pensaría sería privar a mi hija de algo que la está ayudando a formar como persona, el deporte. Cuando uno está cerca de su hijo sabe que existen muchas otras formas de reprender y me atrevo a decirle a Chava que tal vez sus padres no esculcaron un poquito mas de su vida para encontrar otra forma de “castigo”.

tengo varios comentarios que hacer:

1. eres un mamón ( en el buen sentido hahah )

2. deja de balconear a mis papas!!!!!

3. ahora entiendo porq la hiciste tanto de emoción cuando pusieron barrotes en tu ventana muajaja

Si siempre de niños nos castigaban quitandonos lo que mas nos Gustaba y esto siempre era “Hoy no vas a Taekwondo “ 🙁 ahora que crecimos en un Placer una Pasión.

Seeee..!! a los 14 añitos m no m dieron permiso justo para una gira d exivision y competencia en un abierto juvenil..!! q mal q mal yo si estaba ilusionadote en ir y a ultima hora m dijeron mis padres q no m daban permiso!!

Moraleja.- Cuando tienes la suerte de tener un doyang no tan lejos, no importa reprobar. Siempre podras emplear la “operacion fuga” a la hora de clase..
NoRbReN

Hola a todos

Yo creo que un plan que involucre los siguiente 3 factores puede terminar en una historia feliz:

A) una pequeña mentira blanca que asegure o casi certifique un logro (que por supuesto no se tiene a la fecha)
B) proyectar seguridad en el discurso. No deben existir cabos sueltos.
C) Confianza en uno mismo. El fin consiste en que plan finalizará con el cumplimiento de dicho logro. Todos los participantes deben terminar felices al final de la historia. Es decir, el plan “Marshall” debe ser ejecutado “si y solo si” lo único que uno necesita es tiempo para obtener un logro, pero la certeza debe ser constatada a otros (por ejemplo los padres o el jefe) ahora!. Si existen dudas en la capacidad para conseguir el logro, entonces sugiero no proceder y no comprometer logros, resultados, dinero, viajes, etc.

Acá en Chile, cuando yo estaba en 4to medio, es decir el último año de 12 en el colegio, tenía que rendir mi prueba de selección universitaria, la cual de acuerdo a los resultados y a las notas del colegio, sirven como filtro para optar por una universidad y carrera profesional.

Dicho año, yo estaba centrado 100% en la música y en mi banda, y en octubre (2003) mi colegio organizó un evento que traía a Chile a la banda archiconocida “Sepultura” y se organizó un festival donde para abrir el show de Sepultura se presentarían las mejores 4 bandas del colegio (de más de 5000 alumnos). Por supuesto yo debía estar ahí!!! Junto a mi guitarra y a mi banda nos pusimos a ensayar como nunca para poder pasar las audiciones de más de 70 bandas. Por supuesto mis padres notaron mi desconcentración hacia la música y me lo hicieron saber. En aquel momento yo ejecuté el “plan Marshall”….

“papás, lo tengo todo bajo control!, nada pasará, cuando llego tarde es porque me quedo estudiando tiempo extra (dijo Pinocchio) y estoy conciente de mis capacidades y de los conocimientos acumulados. Es más, estoy haciendo algo de música para poder reducir los nervios que me trae pensar en la prueba de selección”, dije Yo.

Soberana mentira pensé en un comienzo, pero no del todo al pensarlo en detalle puesto que si había aprendido mucho en el colegio pero tenía mucho que repasar. Entonces dijeme: la audición es en agosto y si quedo con mi grupo el festival es en octubre. Por otro lado la prueba de selección es en diciembre. ¡¡¡Tengo dos meses para convertir mi discurso en realidad y dejar a todos felices y contentos después del festival!!!. Yo toco música y mis papás no se preocupan y luego yo quedo en la Universidad y mis papás no se preocupan nuevamente y además somos todos felices. ¡¡¡Genial!!!

Cuento corto: quedamos en el festival con la segunda mejor calificación y como decimos acá en Chile, teloneamos a Sepultura. Luwgo me interné en mi dormitorio a estudiar para la famosa prueba de selección. Incluso, hasta falté al colegio para poder estudiar en casa, puesto que en el colegio no toda la materia que pasaban entraba en la prueba y así perdía tiempo. ¡Llegaba a hacer 3 o 4 ensayos de prueba por día!, y amigos chilenos ustedes saben que cada ensayo dura alrededor de 2 horas. Así fueron mis días por dos meses y genial, obtuve 780 puntos en Matemática, 678 en Ciencias, 701 en Verbal y 641 en mis notas del colegio (de un total de 840 posibles en cada uno), ponderando 726, lo que me permitió entrar a Ingeniería Comercial en la U. de Chile, y todos fuimos felices!!!

Bueno, esa es mi pequeña anécdota y si uds. creen que pueden, entonces una équeña mentirilla que compre algo de tiempo y venda tranquilidad nunca estará de más. Pero lo vital es que crean en ustedes mismos y se esfuercen para que los hechos respalden sus palabras.

Saludos!

P.S. Fsuno, buenísima nota!! y recuerda publicar alguna nota de Yeny Contreras y su clasificación. Tuve el placer de conooerla junto a Mario Guerra en mis entrenamientos en la U. de Chile. Ambos son geniales personas que inclusive han abierto las puertas de su hogar. Y lo que viene es paradójico, la Universidad me permitió conocerlos y de eso me alegro, pero ellos llegaron a la Universidad haciendo clases, ¿por qué?, porque en Chile no existe presupuesto del Estado para poder costear la carrera deportiva de nuestros atletas de alto rendimiento. Entonces ambos deben hacer clases en clubes y en mi Universidad para poder competir y vivir, en vez de dedicarse 100% a su entrenamiento personal. ¡Que rabia!. Es por eso que la medalla de plata de Yeny en los preolímpicos (y su clasificación), y las medallas de bronce de Yeny y Mario en los panamericanos de Guadalajara son medallas de platino!!!! puesto que esconden mucho esfuerzo y sacrificio personal. Yo siempre he pensado que la vida les quitó oportunidades de no poder simplemente entrenar y compétir, pero por el hecho de tener que trabajar adicionalmente (por suerte también en el taekwondo), han podido formar alumnos (como yo), que los apoyan y los siguen a todas partes!!! (tal vez en un entrenamiento en solitario no nos tendrían y la relación sería más distante).

Bueno Fauno, ahora debes comprender porque tenías tanta gente de Chile conectada el día de la competencia de Yeny en Queretaro. Ahora sabes por qué hinchamos y apoyamos tanto y por qué acá hay tanta gente que los conoce y quiere.

Saludos nuevamente!!!!

A TODOS nos han amenazado con quitarnos el TKD, solo que en mi casa me lo quitaron por 6 meses :S MORALEJA: Lleguen a dormir a sus casas niños! xD

jamás…. y a pesar de saber siempre que algo me dolería al volver o que me podían caer unas buenas ostias, partirme la jeta de mis buenos compañeros.. jamás no fuí, osea, creo que nunca he faltado… he tenido un grandisimo equipo….

Mi mamá se pelaba con los padres que le comentaban que no iban a dejar ir a los hijos a Tae Kwon Do, porque iban mal en el estudio. Ella les decía que les iban a quitar lo que les estaba dando disciplina y valor y los iban a dejar en la casa perdiendo el tiempo o con juegos de video jajaja… a mi nunca me lo prohibieron, voy a agradecerle a mis padres cuando llegue de la oficina hoy.

ami nunca me han castigado con taekwondo por que para mis papas es necesario que cumpla con todas mis obligaciones y una de ellas es taekwondo y es la obligacion que mas me gusta

Jajaja a todos nos ha pasado, me encanta como lo relatan jeje, la pregunta es ¿COMO SE HACE PARA COMPAGINAR ESTUDIO Y ENTRENAMIENTO SII TODOS LOS DIAS TIENES POQUISIMO TIEMPO?

jajajaj simplemente a si es la etapa de la pubertad , haces cosas inimaginables con tal de salirnos con la nuestra, bellaz epocas en las que uno nada mas se proecupaba en comer, dormir, jugar con los amigos,videojuegos, tv., musica y practicar tae kwon do…. pasan los años y nos damos cuenta q nuestros padres por alguna u otra razon siempre han tenido la certeza de actuar correctamente, gracias papas por inculcarme todo.. gracias papas por ser prefecionista y ser tae kwon doin ….. sin los padres no seriamos nada … saludos chava….desde merida yucatan mexico…

JAJAJAJA ME RECORDO A MI MAMA DICIENDOME SIGA CON ESA ACTITUD Y LE VOY A QUITAR EL TAEKWONDO EJJEJEE

Creo que yo tengo mucha suerte, yo empece a entrenar hace aproximadamente dos años (ahora tengo 19) por lo que mis padres desde un inicio comprendieron que fue decisión propia y por eso la respetan. Saben que pueden quitarme todo menos el Taekwondo…

el Taekwondo forma el auto-control y si me lo quitan dejo la embarrada xdd el castigo es para ellos já.

si lo usaban cuando practicaba y despues cuando lo ejerci con niños tambien, porque eran problematicos y la unica forma de incursionar en una disciplina de respeto y educacion era pidiendo el boletin y ver notas, regulares, pero si tambien contaba la buena conducta y el compañerismo!!!! y no estuvo nada mal , ya son jovenes ejemplares !!!valio la ena , jajjajajaj

ja… ki wina pregunta…, pero si… 😛 un poco hiperactivo era de niño ja… aun sigo un poco ja…

como mamá lo hice un par de veces… desde hace un año y medio no los castigo más sacándole el deporte, busco otros recursos… Sucede que mis hijos lo que más les duele es no ir a entrenar, entonces en respuesta al dolor que me causaban por su comportamiento, decidía castigarlos y no los dejaba ir al Taekwondo… Hoy, son flamantes cinturones negros… Y como ninguna mamá nace con el manual abajo del brazo, me dí cuenta del error de un castigo así y no se repitió más…

muy buena historia jajaja, aunque a mi nunca me han quitado el taekwondo, he tenido que optar sola por dejarlo a periodo u.u