EJEMPLO DE AUTOSUPERACIÓN13

Dana Hee, historia de una campeona olímpica

Conozca la dura historia que debió vivir y superar la norteamericana Dana Hee, campeona en los Juegos Olímpicos de Seúl, cuando el Taekwondo apareció por primera vez como deporte de exhibición.


.

Luego de su victoria olímpica y tras pasar un doloroso pasado, no sólo se convirtió en modelo, actriz doble de acción en Hollywood, sino que dedicó su experiencia para darla a conocer al mundo a través de conferencias de autoayuda y seminarios en su país como en el resto del mundo.

Esta hermosa mujer que vive en un rancho paradisiaco en Nuevo México-EE.UU., rodeada de indígenas, caballos, venados y animales salvajes, también ha trabajado como doble de acción en varias películas, destacando Mortal Kombat o Batman, entre otras. Se define como una mujer que tuvo un gran logro al ser campeona olímpica. “Soy simplemente una mujer que ha venido de lejos y todavía tiene mucho que recorrer. Una mujer que sabe el significado de esperanza, coraje, y perseverancia”.

A continuación un resumen de su vida, contado en primera persona por la propia Dana Hee, en exclusiva para masTaekwondo.com.

.

Viví mi vida durante los 22 primeros años de una manera muy triste. Desde la edad de tres años, estuve entre un orfanato, y una familia que se desintegró entre abusos, suicidios, alcoholismo y bajos ingresos. Con esa clase de vida estuve en una comuna, un refugio de gobierno, y finalmente en una casa de acogida hasta la edad de dieciséis años.

Nunca confiando en las ilusiones de amor y la seguridad, dejé la casa de acogida y luché durante los próximos seis años para vivir sola. Tenía mucha confusión emocional, y el dolor había manejado mi vida. Los sentimientos devastadores de tristeza y desesperación del pasado, tenía bloqueado cualquier sentido de esperanza que cualquier chica como yo podría haber tenido. Una y otra vez, me encontré corriendo de cualquier posibilidad, desafío o sueño porque no creía en mí.

El pensamiento, que yo no estaba bastante bien, me había sido inculcado desde la niñez. Era como si las dos palabras, “no puedo” habían sido programadas en mi mente. Por la edad de 25, yo me había hecho mi propia enemiga. Es decir, hasta que yo tomara una decisión lo que cambiaría mi vida para siempre. Esa decisión no pasó de la noche a la mañana. Esto vino a partir de los años de auto aborrecimiento.

.

Taekwondo la salvación

.

Luego descubrí que yo tenía un verdadero talento y la oportunidad de mi vida. Con una beca, un patrocinio y por supuesto, la ayuda del coach de Taekwondo de la Universidad de Stanford, comencé al sueño del Oro Olímpico. Sabía que si yo ganaba una medalla de oro olímpica, entonces yo realmente “sería alguien”, sería reconocida, amada, y querida, pero tenía que dejar mi viejo miedo de fracaso para tratar de conseguir lo mejor de mí, sin embargo no fui lo suficientemente fuerte en ese momento y volví abandonar por miedo.

Años más tarde, yo todavía entrenaba para superar mi cobardía, cuando se dio otra oportunidad de probar mi talento en Taekwondo en mi primera competición Nacional en 1986, y descubrí la posibilidad de que este deporte debía ser presentado en las Olimpiadas en Seúl 1988, en Corea.

Me habían dado una segunda posibilidad, y juro, que yo la aprovecharía al máximo. Esta vez juré a mí misma cueste lo que cueste, que yo tomaría este sueño y lo haría realizarse a como diera lugar. Al menos yo sabría que daría el esfuerzo del 100% de conseguir lo mejor de mí.

Analicé quien era, catalogué las cosas que tuve que hacer, entonces entendí como lograrlo, y paso a paso puse un norte. Inmediatamente, descubrí que yo tenía el talento verdadero en este deporte, aunque yo todavía necesitaba mucho más trabajo técnico. También se hizo claro que mi barrera más grande era mi falta de seguridad.

.

El “No puedo” tenía que cambiar

.

Los campeones tienen que creer en ellos, aprendiendo de sus experiencias y decepciones en la vida, en mi caso, había desarrollado el hábito malo del refrán, “no puedo” por consiguiente, yo no tenía amor propio.

Lograr la medalla olímpica era algo que parecía imposible. En los siguientes dos semestres, me entrené como loca. Primero durante aproximadamente 3 horas por día, luego por 6 horas, y finalmente justo antes de los Juegos Olímpicos, yo entrenaba 8 horas por día.

Viajé y competí en cada torneo que yo podría encontrar que sería beneficioso. Investigué y experimenté con programas físicos, mentales y dietéticos. Solicité fondos de negocios locales, ayuda de coachs superiores e ideas de competidores reconocidos.

Había determinado que aunque fuese más rápida y fuerte que muchas competidores, yo no tenía la resistencia mental. Y sin esta resistencia, ¿yo sería incapaz de ganar?

Con la resistencia que tenía, podía ganar un combate, quizás dos, pero eso no era suficiente. Aunque yo me hubiera entrenado como una maníaca para tratar de aumentar mi resistencia, descubrí que aún no tenía la actitud para perseverar. Una vez que estaba cansada, mi mente invalidaba mi cuerpo y yo me marcharía quizá fracasada.

Entonces fui a entrenarme con el coach de una atleta rival que sabía incentivar esa parte de la fuerza mental a los competidores, que a su vez tenían asombrosa resistencia y determinación. Sus atletas tenían el espíritu indomable que yo no tenía.

.

.

La revelación fue conquistar la montaña

.

Una de las formas del programa de adiestramiento del coach, era correr montañas y distancias largas, algo que yo había estado haciendo muy poco porque sentía que me ahogaba.

Anteriormente había descubierto en el instituto de New York donde entrenaba, que aquellas  carreras de larga distancia me producían asma, pero entrenando con ese maestro tenía que correr. Parecía imposible hacer esto satisfactoriamente, y sobre mis dos últimos esfuerzos, me había sentido muy cansada para correr por esa alta colina.

Sin embargo, tuve que hacer un tercer intento. A pesar de mi determinación, aproximadamente un cuarto de la subida, con mi respiración ahogada, mi corazón comenzó a latir muy fuerte, tuve una reacción asmática y mis pulmones los sentía mal. Entré en pánico y vine jadeando para conseguir aire. Mi coach, había estado quedándose junto a mí para animarme, me pasó – pensé que me iba ayudar o tranquilizarme-. Pero ¡No! a mi sorpresa, él vino, colocó su mano sobre mi espalda y comenzó a empujarme por la colina. Yo me sentía indignada. Él no hizo nada de caso del hecho que yo aún no podía respirar, y que yo estaba cerca de la desesperación, ¡increíble!

Como tropecé adelante, me molesté mucho y comencé a avanzar yo sola, refunfuñando con ira, tratando de arrancar, él siguió, con su mano sobre mi espalda como un recordatorio que él no iba a dejarme parada. Echando humo con la rabia e indignación, seguí y conseguí alcanzar la cima de la montaña.

Aunque no niego que me sentía muy asfixiada, descubrí que yo podría seguir y superar los obstáculos. Esta revelación pontificó en mi cabeza como una trompeta del cielo.

Revise en mi inconsciente, que había estado pensando, “no puedo hacerlo”, “no puedo hacer esto”, “Voy a quedar fuera”, pues todavía tenía esos pensamientos negativos, pero finalmente  me dije; “¡Eh!”, “yo puedo hacerlo”, “Yo podría seguir corriendo” “No quedé fuera”.

.

El cambio de mentalidad la hizo fuerte

.

Después de esa experiencia en mi duro entrenamiento, siempre comencé a pensar, que cuando me decía: “no puedo”, aprendí a sustituir aquel pensamiento por, “puedo” Aquellas dos pequeñas palabras cambiaron mi vida siempre.

A lo largo de los meses restantes de entrenamiento intensivo, usé aquellas dos palabras tanto como me fue posible, yo ahora sabía en mi corazón, que era posible si sólo creía en mí, y solamente pudiera seguir tomando mi determinación por un sueño.

.

.

Éxito en los Juegos Olímpicos

.

Este conocimiento “puedo” se hizo la llave de mi éxito. Tanto que cuando tuve una lesión considerable antes de competir, que me obligó a no poder entrenar por varios días, comencé a practicar “visualizando” mis movimientos de lucha. La cosa empeoró cuando se hizo obvio que mi coach olímpico ya no me tenía la confianza para ser candidata a una medalla, dejé atrás mi decepción y frustración, para convertirla en combustible para mi determinación de ganar.

El día que me tocó competir amanecí con mi cuerpo descansado, sentí en mi espíritu que yo estaba lista para la competición. Pero, justo antes de entrar a competir, aquel viejo miedo de fracaso comenzó a arrastrarse a en mi mente. Pero, tal como aquellos pensamientos comenzaron a tomar mi mente, comencé a substituirlos por la verdad: “Yo estaba lista” “Y, yo estaba bien”, y tomé la iniciativa en el combate inicial, y aunque sabía que mi cuerpo no estaba al 100 % por la lesión, mi actitud positiva lo compensó.

Afronté a mi opositor más resistente, la atleta de China Taipei en las semifinales, yo sabía en mi corazón, que yo estaba muy bien para ganar. Sabía que yo tenía la fuerza, la velocidad, la táctica, y la determinación. Y lo más importante de todo, es que yo realmente creía en mí.

.

La victoria

.

Estando sobre el podio olímpico mirando la agitación de bandera americana con gracia hacia arriba, escuchando la música de nuestro hermoso himno nacional, mi corazón se hinchó. Ya había ganado la medalla de oro olímpica, había derrotado mis miedos, mis temores, al fin era una ganadora. ¿Quién habría pensado que una niña flacucha, tímida, sola, sin estima ni confianza, crecería y ganaría el honor prestigioso de ser a una campeona olímpica para su país?

¿Quien habría pensado que sería posible hacer un sueño real con un voto de compromiso y fe sobre dos pequeñas palabras, “Yo puedo”?

.

.

Hoy día la campeona olímpica de Seúl 88, disfruta su vida en las montañas del oeste norteamericano, criando animales y viviendo una vida silvestre y natural, pero con la firme convicción de ayudar a las personas, para lo cual realiza conferencias, charlas y seminarios.

.

.

Carlos Hernández, Exclusivo masTaekwondo.com

[email protected]

www.masTaekwondo.com

[email protected]

.

.

//

.

© Copyright 2003-2010 masTaekwondo.com – Todos los Derechos Reservados.

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este Sitio Web sin la expresa autorización de masTaekwondo.com

masTaekwondo.com es una Marca Registrada

Deja tu comentario!

Esta historia me dejo en K.O increible haber superado tantos miedos y desprecios, muchos de nosotros debemos imitar tan sensacional atleta, me conmovio d everdad esta historia…………..

Maravillosa historia, al igual es mi sueño desde niña y trabajo duro tratando de superar pruebas , pero no me rendire porq muchas veces he soñado despierta con ese momento, al principio crei que estaba loca, pero luego me di cuenta que deseo tanto conseguir el oro olimpico que mi mente me trasladaba al momento y realmente me sentia feliz y en paz.

hermosa historia, hare que mis alumnos de la categoria 11,12 años la lean y a partir de ello realizar una serie de clases psicologias para futuros eventos, sevira de mucha ayuda pues mucho se enfrentaran por primera vez a un evento y no quiero que ese momento sea la cuspide de sus metas, mas bien una olimpiada

Valla historia, esto es ´´la voluntad del fuego´´. Viva el espíritu indomable del del los Howarng Do

Muy interesnate su historia y muy ejemplar para los niñon, jovenes y adultos, donde con la fuerza de voluntad y perseverancia se logra.
Felicitaciones Dana Hee por tu gran trayectoria.

A friend just steered me to this page. Thank you for your very kind comments. God Bless you and your families!

Un amigo me acaba dirigido a esta página. Gracias por sus comentarios muy amables. Dios te bendiga y sus familias!

excelente reportaje… es bueno conocer historias reales de Taekwondistas, ya que cada uno tiene su historia personal, pero a veces no son rememoradas!!
por eso esta es la mejor pagina de TKD

Ojala todos en el mundo tuviéramos los valores y la esperanza que ella tiene, ese YO PUEDO es lo que marco la diferencia entre la victoria y el fracaso ….