TRAGEDIA DEL VUELO 58716

Gabriel Mercedes y un milagro que pocos conocen

República Dominicana - 2009/02/03 - Todos los que nos movemos en el mundo del alto rendimiento y las competencias de Taekwondo, sabemos perfectamente, que en cierta manera, siempre estamos corriendo un riesgo al desplazarnos de un país a otro.


.

Son muchos los casos de deportistas que no han llegado a su destino por esas fatalidades de la vida que muchas veces están relacionadas a accidentes tanto aéreos como automovilísticos.

Un caso resonante que aún hoy (60 años después) se recuerda, es el del equipo de fútbol italiano Torino; en un accidente aéreo, perdieron la vida todos los jugadores del mismo, considerada una de las formaciones más fuertes del mundo en esa época. O el fallecimiento del beisbolista de los Yanquis de Nueva York, Cory Lidle, que se estrelló en un accidente aéreo en el 2006.

Los casos trágicos podrían demandarnos varias páginas y generarían muchos recuerdos tristes, pero el motivo de este artículo es totalmente el contrario. Nuestra intención es contarles como siete años después de una tragedia aérea muy comentada y conocida, todavía podemos tener entre nosotros la presencia de un atleta de Taekwondo, que gracias a esas cosas del destino, perdió el vuelo que lo hubiera llevado a la muerte.

Muchos recordarán aún, cuando en el 2001 y a tan solo dos meses de la tragedia de las Torres Gemelas, el 12 de noviembre, un Air Bus A-300 de American Airlines con destino a la República Dominicana, cayó en llamas sobre la bahía de Belle Harbor en Queens, New York City, matándose 260 personas.

Ese lamentable hecho, seguramente mucha gente lo conocerá, pero lo que muy pocas personas saben, es que uno de los pasajeros de la lista de ese fatídico Vuelo 587, era el dominicano Gabriel Mercedes, hoy Campeón de los Juegos Panamericanos y Plata de los Juegos Olímpicos.

Gaby no debía estar solo en ese trágico vuelo, junto a él, en la lista de la que nadie sobrevivió, estaba la actual Subcampeona Panamericana y recientemente titulada como Licenciada en Mercadeo, Dinnayiris Furcal, Luís Benítez y el por entonces entrenador nacional, Osvaldo García.

Según el propio Mercedes nos relataba, el equipo se encontraba en New York junto al profesor dominicano Pedro Julio Peña, radicado en los Estados Unidos. La noche anterior al vuelo (domingo 11 de noviembre) decidieron salir a distraerse, ya que era la última noche en el lugar.

En exclusiva a masTaekwondo.com Gabriel nos decía, “El Lunes debíamos estar muy temprano en el aeropuerto y cuando nos dimos cuenta, casi no nos quedaba tiempo…”

Prosigue explicándonos, que no sabe bien porque, pero algo interiormente le decía que no debían hacerse problemas por perder ese vuelo.

Efectivamente, fue Pedro Julio Peña quien les dijo a todos, “¿Por qué no se quedan en mi casa y yo me hago cargo del cambio de los tickets aéreos?”.

Así sucedió, todos se quedaron en la casa que Peña tenía en New York y fueron testigos de algo que los dejaría marcados de por vida.

A las 9:14 el vuelo 587 despega, a los controles del avión estaba el co-piloto Sten Molin, y en los de comunicaciones el capitán Ed States; a las 9:15 el vuelo 587 se encuentra con la turbulencia dejada por el 747 japonés y, como le habían enseñado en su entrenamiento, Molin comenzó a presionar a los pedales que controlan el timón direccional del avión para salir de la turbulencia, pero al quinto movimiento al lado derecho se oye una explosión, el avión empezó a caer en espiral y se estrella en una zona llamada Rockaway de Long Island, en uno de los distritos de Nueva York llamado Queens, mueren los 260 ocupantes del A300 y 5 más en tierra.

Gabriel Mercedes se comunicó telefónicamente con su madre, quien estaba segura que su hijo había muerto en ese vuelo. Cuando él le habló, su madre (atrapada por un ataque de nervios) le gritaba que quien le estaba hablando no podía ser su hijo, que su hijo había muerto por la caída del avión, hasta que poco a poco fue asumiendo el milagro que había cubierto a estas cuatro personas. Luego ella le suplicó que no vuele, que se quede en Estados Unidos, que prefería tener a su hijo lejos antes que muerto. Más de un mes se demoró el regreso de Gabriel a República Dominicana, asumiendo que no fue fácil subir nuevamente al vuelo que lo llevaría de retorno a su hogar.

Esa tragedia, aún hoy es una herida abierta en el corazón de los dominicanos, pero nosotros, no podemos negar, que sentimos que dentro de semejante desgracia, existió un milagro y es el que hoy nos permite seguir viendo la magia que Gabriel Mercedes realiza dentro y fuera del tapiz.

.

.

Exclusivo Equipo masTaekwondo.com
www.masTaekwondo.com
[email protected].

Deja tu comentario!

una hisoria extraordinaria, son casos por los cuales vale mucho la pena decir “vive cada día como si éste fuera a ser el último en tu vida”, Gabriel Mercedes a de entender perfectamente este dicho y es lo que la mayoría necesitamos tener en cuenta, para dar lo máximo cada día…i en todo caso para dar lo máximo en una final de TKD…Muchas Felicudades GM, Dios siempre t ha bendecido!!!…^^)

una hisoria extraordinaria, son casos por los cuales vale mucho la pena decir “vive cada día como si éste fuera a ser el último en tu vida”, Gabriel Mercedes a de entender perfectamente este dicho y es lo que la mayoría necesitamos tener en cuenta, para dar lo máximo cada día…i en todo caso para dar lo máximo en una final de TKD…Muchas Felicudades GM, Dios siempre t ha bendecido!!!…^^)